A Consejo Consultivo el presupuesto regional para 2021, marcado por la Covid-19

Elena Garcia Fermosel

El anteproyecto de presupuesto regional para 2021 se ha diseñado para afrontar la lucha contra la pandemia de coronavirus y sus consecuencias sobre la economía y la protección social.

Así lo ha manifestado la consejera de Igualdad y portavoz del Ejecutivo autonómico, Blanca Fernández, en la rueda de prensa para informar de los acuerdos del Consejo de Gobierno de esta semana, uno de ellos la toma en consideración del anteproyecto de ley de presupuestos de Castilla-La Mancha para 2021 y su remisión al Consejo Consultivo.

El objetivo, ha explicado Fernández, es ir avanzando en el diseño y filosofía de las cuentas regionales para el próximo año a la espera de que se convoque el Consejo de Política Fiscal y Financiera que marque las directrices para las comunidades autónomas.

Así, las prioridades del presupuesto son tres: los servicios fundamentales de sanidad y educación, las políticas de gasto para minimizar el impacto de la crisis sanitaria y la recuperación de la actividad económica

Castilla-La Mancha, la segunda CCAA con mayor deuda pública

Castilla-La Mancha es la segunda comunidad autónoma con mayor deuda pública en relación a su Producto Interior Bruto (PIB), con un 38,7 por ciento, solo por detrás de la Comunidad Valenciana, cuya deuda supone el 46 por ciento de su PIB.

Según los datos publicados este miércoles por el Banco de España, la deuda pública de Castilla-La Mancha es de 15.509 millones de euros y, del total, 11.981 se adeudan al Fondo de Financiación de Comunidades Autónomas.

En total, la deuda pública española alcanzó al cierre del segundo trimestre una tasa récord del 110,1 % del PIB, tras marcar también un nuevo máximo histórico en término absolutos al llegar a 1.290.657 millones de euros, de acuerdo con los datos publicados este miércoles por el Banco de España.

Ayudas para el teletrabajo

El Consejo de Gobierno ha dado el visto bueno a un decreto de ayudas al teletrabajo, destinadas a pymes y autónomos con asalariados, y que van desde los 700 euros, para la transformación de puestos de trabajo a la modalidad a distancia, hasta los 3.000 euros para las nuevas contrataciones en la modalidad de teletrabajo.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha comparecido este miércoles junto a la portavoz del Ejecutivo, Blanca Fernández, para informar sobre los acuerdos adoptados en la reunión semanal del Consejo de Gobierno, uno de ellos, la aprobación de este nuevo decreto de ayudas, en el marco del Plan Extraordinario para la Recuperación Económica de la región con motivo del COVID-19.

Patricia Franco ha explicado que las ayudas van dirigidas a pymes y autónomos con asalariados que realicen su actividad económica en Castilla-La Mancha, y siempre orientadas a actividades que sean susceptibles de ser realizadas bajo la modalidad de trabajo a distancia, y ha recordado que las ayudas son ampliables en un 20 por ciento en el caso de zonas prioritarias o de zonas ITI y que tienen carácter retroactivo desde el pasado 14 de marzo.

El Consejo de Gobierno también ha acordado esta semana ampliar hasta el próximo 31 de diciembre la vigencia de la Línea Aval COVID, que pone a disposición de las pymes y autónomos 15 millones de euros en avales destinados a garantizar su acceso a la financiación.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?