Detienen al agresor de una enfermera en Chozas de Canales (Toledo)

Daniel Urda Banegas

La Guardia Civil ha detenido a un varón, de 36 años de edad, como presunto autor de un delito de lesiones graves y amenazas graves con arma blanca a personal sanitario, tras la agresión sufrida por una enfermera cuando atendía a domicilio este lunes a un paciente en la localidad de Chozas de Canales.

Alrededor de las 13:10 horas de la mañana de ayer, la Central Operativa de Servicios (COS) de la Guardia Civil de Toledo recibía un aviso del centro de salud de Chozas de Canales requiriendo presencia policial y hasta donde se desplazó una patrulla de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil.

Allí había sido atendida una enfermera que había sufrido una agresión física durante el desempeño de su labor profesional mientras realizaba una asistencia periódica a un paciente en su domicilio con el apoyo de una auxiliar. La víctima tuvo que ser trasladada al Hospital Universitario de Toledo, que ya ha sido dada de alta.

Los agentes de la Guardia Civil se desplazaron hasta el centro hospitalario para entrevistarse con la víctima y recabar toda la información posible sobre la agresión sufrida y su autor.

Así se localizó al autor

Ante estos hechos, la Guardia Civil de Valmojado montó un amplio dispositivo de localización del autor de los hechos tras haber abandonado el domicilio familiar portando el cuchillo de grandes dimensiones.

El operativo, compuesto por agentes de Seguridad Ciudadana y del Área de Investigación de la Guardia Civil de Valmojado, junto a dos hermanos del agresor para localización del mismo, dio sus frutos a última hora de la tarde de ayer.

El presunto autor fue localizado oculto en un camino entre las localidades de Chozas de Canales y Camarena.

Ante la presencia de la Guardia Civil, el agresor esgrimió el cuchillo de grandes dimensiones tipo hacha, de 24 centímetros de largo por 10 centímetros de ancho de hoja, encarando a los agentes y haciendo caso omiso a las indicaciones reiteradas para que lo tirase.

Agresión física y amenazas con arma blanca

La enfermera contó a los agentes que estaba atendiendo a un paciente en su domicilio cuando sin mediar palabra recibió un fuerte golpe del hijo de éste, un varón de 36 años de edad.

La víctima estaba siendo atendida por su compañera, cuando observaron cómo el agresor se dirigía hacia ellas con un cuchillo de grandes dimensiones en la mano, profiriendo amenazas y con clara intención de usarlo contra ellas.

El presunto agresor fue frenado por su hermano, momento que aprovecharon las sanitarias para subir a su vehículo y trasladarse al centro de salud de Chozas de Canales, donde fueron atendidas por dos médicos y llamaron a la Guardia Civil.

El Gobierno regional condena la agresión

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha puesto a disposición de la víctima los servicios jurídicos de la Junta para que "lleve la causa hasta donde ella quiera" y ha condenado rotundamente estos hechos porque "no se puede pasar de aplaudir a los sanitarios a agredirles", ha dicho la consejera Portavoz, Blanca Fernández.

Concentración de Satse

El Sindicato de Enfermería (Satse) ha convocado, junto al resto de sindicatos integrantes de la Junta de Personal del Área 1, una concentración para este miércoles, 8 de junio, a las 14.30 horas, en las puertas del centro de salud de Palomarejos de Toledo.

Ha denunciado que, a pesar de esta realidad, desde la Administración no se están adoptando medidas que minimicen estos riesgos, observando además que esta desprotección que los profesionales describen como "sentirse vendidos", parece asumirse como parte del "quehacer profesional", como si nada pudiera evitarlo.

Por ello, ha exigido que "no haya demoras ni excusas en llevar a cabo de manera urgente tantas actuaciones sean necesarias, para hacer frente al peligro al que se enfrentan los profesionales sanitarios en el día a día en sus puestos de trabajo".

De igual modo, ha reclamado a la Gerencia de Atención Primaria de Toledo que se identifiquen los entornos de atención "potencialmente peligrosos" y se elabore un protocolo de actuación con el fin de evitar las agresiones a los profesionales sanitarios.

Satse ha alertado de que en los últimos seis meses, solo en la provincia de Toledo, se han producido tres agresiones físicas, además de las que se han podido producir de manera verbal, que en muchos casos no se denuncian.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?