El ciber cortejo o ciber dating: la importancia de las redes sociales en las parejas adolescentes

Imagen de la noticia

En las relaciones de pareja de los adolescentes las redes sociales son una herramienta fundamental. Son muy influyentes en esta etapa en la que se producen muchas relaciones e interacciones, también conocidas como ciber dating o ciber cortejo.

Esta una de las conclusiones de la investigación de la Cátedra de género Isabel Muñoz, realizada por investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares sobre una muestra de 1.840 jóvenes de Castilla-La Mancha. Adolescentes de tercero y cuarto de la ESO, de 60 centros de las cinco provincias y de poblaciones de diferentes tamaños.

Los chicos en estas relaciones on line son más celosos e intrusivos

En el trabajo liderado por Soledad Andrés les preguntaron a los chavales sobre: celos, intimidad, conductas de control y habilidades de comunicación, todo en el ámbito virtual, on line.

Tras el estudio, han visto que, en general, los chicos son más celosos que las chicas que presentan más capacidades on line e interés en la resolución de conflictos.  Además, los chicos se muestras intrusivos y persistentes en mantener la comunicación, incluso cuando ellas no tienen interés. Las adolescentes manifiestan sentir más satisfacción que ellos con la comunicación en línea. Y ellos practican más el ciber cortejo.

“En síntesis, hemos encontrado una presencia muy fuerte de las redes sociales en estas relaciones de pareja. Hemos aprendido mucho sobre cómo funcionan las redes sociales y su impacto en la vida cotidiana de chicos y chicas. Antes podíamos imaginarlo, pero ahora lo hemos constatado”, apunta Andrés.

La adolescencia, una etapa “especial” y que socializa en las redes

La adolescencia es “la etapa más especial del ser humano”, señala la investigado. “En ella se producen los cambios más extraordinarios en el desarrollo intelectual, emocional, y social. Cambios solamente equivalentes a los de los bebés”. De ahí que hayan puesto el foco en ellos y en las redes sociales, herramienta fundamental para su socialización.

“Nosotros somas psicólogas del desarrollo y educación y nos movemos en todo lo que sucede dentro y fuera de la escuela”. “Las nuevas generaciones se han socializado en las redes sociales, de ahí el interés por estudiar cómo influyen en sus ideas y conductas, tanto en el ámbito presencial como en el virtual”.

¿Cómo se comportan los adolescentes en estas primeras relaciones?

En psicología del desarrollo, siempre se han estudiado las relaciones de pareja en la adolescencia.  Relaciones que hasta los años 80 no han dado importancia a esas primeras interacciones entre los jóvenes de 11 y hasta los 15 años.

“Se pensaba que a esta edad lo más que hacían era explorar más que crear un vínculo potente, con intimidad, valoración profunda del otro,…Pero en los últimos 20 años se ha visto que estos aspectos son importantes”, apunta la investigadora.

“Las primeras relaciones de estas jóvenes parejas marcan o crean ideas y experiencias que permanecen en ellos sobre lo que son las parejas”.

Un estudio pionero en España

Lo que ha aportado de nuevo el equipo de Soledad Andrés a este respecto es cómo se construyen estas relaciones de pareja a través de las redes sociales. Han diferenciado los comportamientos de chicos y chicas.

Con la puesta en marcha de la cátedra de género Isabel Muñoz, hace dos años, han estudiado lo conocido como ciber dating o ciber cortejo. En estos momentos, se centran en la influencia del consumo de pornografía en estos adolescentes.

Resultados del primer estudio

Como conclusiones del estudio de ciber cortejo o ciber dating vieron que, globalmente, sin diferenciar entre chicos y chicas, la mitad se siente celoso si la pareja cuelga fotos de una relación anterior.

Sobre el control, es muy frecuente que los chicos compartan contraseñas. También utilizan mucho la comunicación on line. Más de la mitad utilizan (las herramientas on line o dispositivos) para saber o informarse sobre cómo se sienten sus parejas. Y más del 50% utilizan los dispositivos para sentir que están cerca, expresar su cariño, compartir,… y crean un espacio de intimidad en las redes.

Resultados por sexos

En general, los chicos se sienten más celosos si las chicas cuelgan fotos “que ellos consideran provocativas” en su perfil social. Los chicos son más controladores a través de las redes aunque las chicas intentan provocar esos celos para controlarlos. 

Las chicas utilizan más las redes sociales para comunicarse y lo hacen con más habilidad (algo que ya lo hacían de forma presencial). Y además afirman pasarlo muy bien (más que ellos) cuando están conectados con su pareja.

Los chicos en cambio dicen mucho más que las chicas que cuando están enfadados y su pareja les bloquea, utilizan el perfil de un amigo para dejarlas mensajes o escribirlas en su muro. Los chicos son más intrusivos porque pretenden hablar con sus parejas pese a que ellas cortan esa vía de comunicación.

“Esto nos habla del tipo de socialización masculina. Eres intrusivo si alguien te bloquea y no lo dejas estar”. “Es algo muy importante saber esto porque puede degenerar en agresión con mucha facilidad”.

Además los chicos utilizan más el ciber cotejo (dan su teléfono con más facilidad o tontean con otras personas) que los chicas.

Diferencias por el tamaño de las poblaciones

El estudio diferencia tres tamaños de municipios: de menos de 2.000; de 2.000 a 10.000 y de más de 10.000 habitantes.

Han visto que hay más celos a mayor tamaño de población. En estas urbes mayores, en general, se practica más el ciber cortejo y también se pretende controlar más la vida de la pareja. También la comunicación on line es mayor en poblaciones medianas y grandes en donde han visto que existe mayor intrusividad on line.

En los municipios pequeños los adolescentes emplean menos tiempo a chatear.  Aunque hay un ciber cortejo que sí se practica más en estos municipios de menos de 2.000 habitantes y es en el que dan su cuenta de red social cuando conocen a alguien que les gusta.

Conclusiones

“Nos preocupa que patrones de conducta vinculados a los estereotipos de género como el control, la instrusividad,… se reproducen también en las redes sociales. Lo sabemos por la presencia de mitos como el amor romántico (si me pega o me controla es que me quiere; encontrar la media naranja es cuestión de esperar) que aparecen en las relaciones virtuales”.

Por ello, creen que hay que potenciar y organizar una educación en igualdad y afectivo-sexual desde las escuelas. “Para que cuando empiecen a construir sus primeras relaciones sepan los límites y no reproduzcan mitos como los que pueden generar estereotipos sexistas (ellos ejercen el control y ellas lo justifican)”.

 

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad