Golpe al narcotráfico en la provincia de Ciudad Real: hay 13 detenidos

Elena Garcia Fermosel

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, ha avanzado el resultado de una operación policial que tras siete meses de trabajo se ha saldado con 13 detenidos, cuatro kilos de cocaína de gran pureza y una organización criminal desmantelada. Un golpe al narcotráfico en la provincia de Ciudad Real que ha permitido desarticular un destacado grupo criminal.

En rueda de prensa para explicar la operación 'Nobel 2', ha considerado que se trata de una operación "de las más importantes" tanto en la provincia como en toda la región, ya que consiste en "la desarticulación de un grupo criminal organizado que traficaba con cocaína".

Según ha dicho, ha tenido mucha complejidad para la detención de un total de 13 personas, ya que el objetivo ha sido en todo momento conseguir desmantelar la organización criminal.

Se han decomisado cerca de 50.000 euros en efectivo, cinco vehículos -de los que tres de ellos disponían de compartimentos ocultos tipo caleta-, una pistola simulada y una pistola HK calibre 9mm sustraída previamente, así como cajas de munición e inhibidores de señales telefónicas.

Además se han intervenido diez litros de productos químicos, 427 gramos de sustancia de corte, prensas, planchas, envasadoras al vacío y otros útiles que formaban parte de la infraestructura y maquinaria para el corte,  adulteración y envasado de la cocaína previa a su distribución al consumidor.

El delegado del Gobierno de España en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, ha destacado, en rueda de prensa en la Comisaría Provincial de Ciudad Real, que, más allá de desarticular una banda criminal y de llevar a cabo numerosas detenciones, “lo más importante es sacar del circuito de drogas 4 kilos de cocaína de alta pureza, con el perjuicio que hubiera supuesto para la salud pública”.

Ocho registros domiciliarios y cuatro kilos de cocaína incautados

Además, han sido un total de ocho registros domiciliarios,  en Ciudad Real y uno en la localidad de Palomeque (Toledo), para incautar 4 kilos de cocaína de alta pureza que una vez adulterada hubiera aumentado aún más su peso; además de cinco vehículos adaptados para poder distribuir la droga.

Igualmente, la operación ha servido para desmantelar una red de viviendas y trasteros que servían para la distribución de la droga.

La investigación se inició en el mes de marzo de 2022 en torno a posibles puntos de venta directa de estupefacientes en la capital y tras la primeras pesquisas sacaron a la luz la existencia de una red de adquisición y almacenaje de cocaína desde Madrid y Toledo que finalmente era adulterada y envasada para su distribución al consumidor en Ciudad Real capital.

Estructura jerarquizada en la organización

La organización tenía una estructura y jerarquía perfectamente definida. Parte de sus integrantes contaban con antecedentes policiales por tráfico de drogas, homicidio y tenencia ilícita de armas, atentado a agentes de la autoridad, robo con violencia e intimidación y allanamiento de morada entre otros.

Los investigadores de la Policía Nacional se vieron obligados a extremar las precauciones en el control y laborioso seguimiento de los presuntos delincuentes ante las férreas medidas de seguridad de la organización y la utilización de vehículos con compartimentos ocultos, también denominados “caletas”, así como de una red de pisos, trasteros y garajes para dificultar la localización de los puntos de almacenaje y corte de la droga. Además, utilizaban motocicletas y patinetes eléctricos para la distribución final de la cocaína en la ciudad por su mayor maniobrabilidad.

Los agentes detectaron ya en el mes de mayo de 2022 dos compartimentos ocultos, también denominados “caletas”,  en los vehículos de los detenidos y en cuyo interior se localizaron 14.000 y 2.545 euros en efectivo como parte de una entrega de droga en la que los delincuentes utilizaron un garaje y un piso de seguridad para el intercambio.

La colaboración ciudadana, clave

La operación  se inició gracias a la colaboración ciudadana por la denuncia de algunos vecinos que dieron cuenta del trasiego irregular de posibles compradores en un inmueble de la capital. Las pesquisas policiales posteriores demostraron que se trataba de la punta del iceberg y que tras ese trapicheo de droga se ocultaba una activa red de adquisición y almacenaje de cocaína desde Madrid para su elaboración y venta en Ciudad Real y un pueblo de Toledo.

Ya en septiembre de 2021 y gracias a la colaboración ciudadana la Policía Nacional finalizó la operación “Thomas” en la que se desmanteló un punto muy activo de venta de estupefacientes ubicado en una zona residencial de Ciudad Real, desde el que además se facilitaba la compra de droga a menores de edad. Se decomisaron un total de 105 gramos de marihuana, 401 gramos de hachís, 505 euros en billetes fraccionados, útiles para la venta de estupefacientes y un arma de fuego semiautomática.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?