García-Page, contrario al acuerdo entre el Gobierno y ERC para eliminar el delito de sedición y rebajar el de malversación

El presidente de Castilla-La Mancha cree que "no es tolerable pactar con los delincuentes su propia condena" 

Susana Palomo Gómez

El presidente de Castilla-La Mancha ha estallado tras conocerse que finalmente sale adelante la reforma del Código Penal que ha modificado los delitos de sedición y malversación. 

Emiliano García-Page, ha considerado que hoy es un día "muy duro" por el acuerdo entre el Gobierno y ERC. 

"No es tolerable pactar con delincuentes su propia condena", ha subrayado al tiempo que ha destacado que " los delincuentes no están arrepentidos, sino marcando su hoja de ruta hacia la independencia".

Inciativa legislativa contra referéndum

"Sí, es un momento duro que me duele como español y como militante, aunque no sea una decisión orgánica. Le hablo como presidente de comunidad autónoma, en el rango de absoluto afectado", ha agregado, en una comparecencia en la que se ha comprometido expresamente a presentar en próximas semanas una iniciativa legislativa "vacunada contra cambios de opinión" que "impida consultas que no afecten al conjunto de los españoles".

"Y estoy dispuesto a presentar una iniciativa para sentirme obligado como presidente autonómico a denunciar ante el Tribunal Constitucional cualquier intento de consulta oficial que signifique que unos pocos pueden hablar en nombre de todos", ha indicado.

Durante una rueda de prensa tras celebrar en Ocaña el Consejo de Gobierno, ha cargado contra ERC por llevar 'Esquerra' en sus siglas cuando lo que están defendiendo con esta maniobra "puros privilegios". Y, además, "están imponiendo sus condiciones al Estado".

El Gobierno no se pronuncia

La ministra portavoz, Isabel Rodríguez, ha evitado contestar a las insistentes preguntas que los periodistas le han hecho sobre las duras críticas al Gobierno del presidente de Castilla-La Mancha.

Hasta cuatro veces han requerido los periodistas la opinión de la portavoz del Ejecutivo. Rodríguez ha ignorado en tres ocasiones las cuestiones concretas referidas a las manifestaciones de García-Page y cuando por cuarta vez se le ha preguntado por qué evitaba manifestarse, ha invocado una reflexión general sobre el modo en que el Gobierno busca ofrecer "soluciones", en todos los ámbitos y también en el caso de Cataluña.

"Donde existe un problema, una solución", ha enfatizado en una contestación que ha extendido a otros ámbitos de la gestión del Ejecutivo, como la inflación o el precio de la energía para acabar reprochando al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, que no ayude, carezca de propuestas y recurra al "ruido" y al "insulto".

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?