Polémica en Guadalajara tras el encierro de Iriépal que pudo acabar en tragedia

Isaías Blázquez

Hace unos días, durante los encierros de San Blas en Iriépal, un toro estuvo a punto de provocar una auténtica tragedia al embestir un carrito de niño y arrinconar a varios menores en parte del recorrido, uno de ellos tuvo que refugiarse en la ventana, mientras el astado hacía saltar por los aires el cochecito.

Iriépal es una pedanía del Ayuntamiento de Guadalajara, desde donde aseguran que se cumplían todas las medidas de seguridad. Mientras, los grupos de la oposición exigen que se revisen las exigencias de seguridad en los festejos taurinos, para evitar más sustos.

Se trataba de encerrar al toro en corrales, cuando sucedía lo que nadie esperaba cuando el animal  levantaba por los aires una puerta que limitaba el recorrido del encierro Y el toro sale a la plaza del Ayuntamiento, dejando en grave peligro a una mujer junto a una niña, embistiendo al carrito de bebe, y dejando a un hombre con el brazo roto al caerle la puerta encima.

La oposición en el Ayuntamiento de Guadalajara, al que pertenece la localidad de Iriépal, ha pedido que se revise la seguridad.

A pesar de estar fuera del recorrido, varios menores quedaron expuestos a un serio peligro. Este incidente además ha recordado al sucedido en el verano del año 2013, cuando un toro que participaba en el encierro por le campo de Irépal, casi salta a la Autovía A2.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?