Proyecto pionero en Ciudad Real para reducir los atropellos de nutrias

27 atropellos de nutrias en el mismo punto de de Peralbillo (Ciudad Real). Se trata de un dato alarmante que ha activado a las diferentes administraciones. A raíz de esto, se ha instalado casi un kilómetro de malla para evitar que las nutrias puedan acceder a la calzada desde el embalse de El Vicario.

Un proyecto pionero impulsado por la consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural busca reducir el atropello de nutrias (Lutra lutra) en el que está considerado mayor punto negro de muerte para esta especie de España.

Víctor Díez, jefe de la Sección de Vida Silvestre de la Consejería en Ciudad Real, ha explicado que desde finales de mayo de 2018 se ha acometido el proyecto de instalación de medidas para reducir el riesgo de atropello de nutrias en la carretera N-401 en las proximidades de Peralbillo.

Ha recordado que las medidas ambientales del entorno del embalse del Vicario llevadas a cabo desde el 2000 han dado como resultado una zona húmeda con hábitats de gran calidad e importancia medioambiental y una rica y muy variada fauna asociada.

Hasta tal punto que esta zona se ha convertido en punto privilegiado para la observación de fauna y un lugar idóneo para la nutria paleártica, un mamífero semiacúatico asociado a humedales y cursos de agua, considerada una de las especies más emblemáticas y representativas en las zonas húmedas.

En los últimos años, en este lugar los atropellos de nutria se han convertido en la principal causa de muerte no natural para la especie.

Ante esto, los técnicos del Centro de Recuperación de Fauna Salvaje ‘El Chaparrillo’, de la Junta de Castilla-La Mancha, junto con los de la Sección de Vida Silvestre de los Servicios Periféricos en Ciudad Real y miembros de las entidades conservacionistas, como la Asociación para el Estudio y Conservación de la Fauna (Harmusch) y la Sociedad de Historia Natural de Ciudad Real, procedieron a la evaluación de la situación sobre el terreno.

La medida propuesta, que ha sido supervisada técnicamente y cuenta con el visto bueno del Ministerio de Fomento y de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, administraciones con competencias en la materia, ha consistido en la instalación de una malla de exclusión cuyo objetivo es evitar que las nutrias puedan acceder a la calzada desde la parte del embalse.

Además, se están instalando varios puntos de salida o puntos de fuga, unas plataformas que permitirían salir hacia el embalse a los animales que pudieran llegar accidentalmente a la calzada, pero impidiendo el paso en sentido contrario.

Además, se ha hecho un llamamiento a los usuarios de esta zona para que respeten el vallado instalado que sólo está pensado para salvar nutrias y no para impedir el paso de nadie al perímetro del pantano, al que se puede tener acceso sin ningún problema.

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad