Tamboradas en Tobarra y Hellín (Albacete), desde el confinamiento

Calles desiertas y el silencio roto por los toques de tambor en Tobarra y Hellín. Desde el confinamiento, sin saltarse la cuarentena, pero con la misma ilusión de siempre, los vecinos de Tobarra y Hellín no han faltado a la cita más importante del año: su tamborada. La pandemia no ha podido con una tradición declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

A las cuatro de la tarde de este pasado Jueves Santo se iniciaba el toque de los tambores en Tobarra, 15 minutos que han sustituido al estruendo que puede escucharse durante 114 horas.

Desde los balcones, en los patios y en las puertas de las casas de Hellín, familias enteras han participado también en el toque de tambores a las cinco de la tarde. Los participantes se han ataviado para la ocasión.

El Miércoles Santo es el que da inicio a esta fiesta declarada de Interés Turístico Internacional. La Asociación de Tamborileros convocó a sus asociados a tocar desde casa diez minutos el tambor por los que “sufren y nos cuidan”

Este Viernes Santo y Domingo de Resurrección volverán los toques de tambor a Tobarra y Hellín.

 

 

© Castilla-La Mancha Media 2020

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad