Un trozo de cornisa de 20 kilos se desprende de la Catedral de Toledo

Un trozo de cornisa de, al menos, 20 kilos de peso se ha desprendido esta mañana desde una altura de 36 metros de la torre alta de la Catedral de Toledo, sin que haya ocasionado ningún daño personal.

Según han informado los policías locales desplazados al lugar del suceso, el aviso del desprendimiento se ha recibido a las 7 de la mañana, cuando afortunadamente había escaso tránsito de personas, teniendo en cuenta también que es festivo.

Una media hora antes, se había registrado una pequeña y breve tormenta de aire y lluvia, según han informado empleados de la empresa de limpieza ‘Valoriza’, que se encontraban en la zona para desempeñar su trabajo.

Según ha declarado uno de estos operarios, “menos mal que no ha ocurrido nada, porque nuestra furgoneta había pasado un poco antes por la zona donde ha caído la piedra”.

Caída de 36 metros de altura

La Policía Local ha detallado que se trata de una piedra de unos 20 kilos de peso, que se ha hecho añicos, al caer desde una altura de 36 metros desde la Catedral de Toledo. Esto lo han calculado teniendo en cuenta que la grúa que están utilizando los bomberos mide 32 metros y todavía faltaba unos cuatro para acceder al alero afectado.

Ocho bomberos han saneado la zona en la que se ha producido el desprendimiento, que se sitúa a la altura de la ‘Campana Gorda’ de la Catedral.

Un total de cuatro agentes de la Policía Local han colocado varias señales en las distintas calles que confluyen en la Plaza de la Catedral, para impedir el paso de vehículos y peatones.

La toledana calle Arco de Palacio de Toledo ha sido abierta sobre las 12.00 horas al tráfico.

Bien de Interés Cultural

La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, y el concejal de Movilidad, Seguridad Ciudadana y Protección Civil y de Deportes, Juan José Pérez del Pino, se han desplazado hasta el lugar para conocer de primera mano lo sucedido.

El edil, en declaraciones a los medios, ha indicado que a partir de este momento se elaborarán los informes oportunos, que se darán trasladado a la propiedad, con el fin de que este tipo de cosas no vuelvan a suceder.

“Afortunadamente no ha ocurrido ninguna desgracia, ni personal ni material, más allá de la caída de la piedra”, ha indicado el concejal.

El sargento de los bomberos de Toledo, Antonio Peinado, ha explicado que se ha estado saneando la parte de la fachada de la torre de la Catedral desde la que se ha desprendido la piedra.

“Había partes sueltas y con riesgo de desprendimiento”, ha manifestado, para añadir que se ha retirado también una columna que estaban un poco suelta y que al tratarse de un Bien de Interés Cultural se ha metido en sacos y bolsas, “rescatándola” para su futura colocación.

Unos trabajos que se han prolongado durante unas dos horas y que los bomberos han tenido que llevar a cabo mediante rápel, aunque con el brazo articulado se ha podido llegar a una cornisa que estaba “más abajo” de donde se ha producido el desprendimiento para sanear toda la fachada.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad