El convento de San Ildefonso de Talavera de la Reina entra en la Lista Roja del Patrimonio

Elena Labrado Calera

Sobre el Palenque se construyó el mercado de Abastos. La iglesia pasó a ser un almacén, posteriormente un cine y finalmente fue reconvertida en teatro. Las dependencias conventuales fueron derribadas y, las que aún se conservan, forman parte de bloques de viviendas particulares o se encuentran en estado de ruina y abandono.

Poco queda, por tanto, de la grandeza de antaño del edificio, construido en el siglo XVII siguiendo las trazas de la obra de Fray Lorenzo de San Nicolás y su estilo barroco de ladrillo.

Por estos motivos, el convento de San Ildefonso acaba de ser incluido en la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra.

Situación del complejo

Del antiguo convento de San Ildefonso, además de los restos de la iglesia (actual Teatro Palenque) se conserva el edificio que hace esquina entre la calle Palenque con la plaza del Padre Juan de Mariana.

Convento de San Ildefonso (TLV)

Actualmente, el edificio del convento que aún se conserva ha sido dividido en dos: las dos crujías situadas en el perímetro exterior se encuentran habitadas y su estado de conservación es bueno; mientras que las dos crujías interiores que cierran el cuadrado del claustro, se encuentran abandonadas y algunas zonas de la cubierta ya han comenzaron a derrumbarse; poniendo en peligro la integridad del resto de la estructura. El edificio se ha visto muy alterado a lo largo de los años.

En la zona habitada, se han modificado huecos de fachada, eliminando en algunas zonas las ventanas semicirculares de la planta superior, siendo sustituidas por huecos verticales hasta el suelo, incluyendo un balcón. Asimismo, todos los fingidos que decoraban la fachada han sido eliminados.

La puerta de acceso, de estilo barroco posiblemente fue derribada y sustituida por un bloque de viviendas moderno. La zona deshabitada, al apoyarse en estructuras de madera, presenta diversas patologías en su interior, como puede ser el colapso de una de las crujías de la cubierta, lo cual ha generado desprendimientos y humedades en ese flanco del edificio. Las fachadas interiores al patio central por su parte, conservan aún los trampantojos que decoraban todo el convento, pero la falta de mantenimiento ha generado pérdidas del revoco y de las pinturas en varias zonas de la fachada.

Hispania Nostra

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?