Así fue la presencia militar de España en Afganistán: tres misiones y 102 soldados muertos

51177671454_59c44f24c7_c

Elena Garcia Fermosel

(Fotos Ministerio de Defensa)

Los últimos militares españoles que permanecían en Afganistán regresaron a España en mayo de 2021. Su regreso puso fin a 19 años de misión en los que fallecieron 102 efectivos, se han realizado más de 1.400 misiones de desactivación de explosivos, recorrido millones de kilómetros y realizado labores de asesoramiento e instrucción a las instituciones del país. El último relevo de la misión ‘Resolute Support’ mantenía en terreno afgano a 24 militares y dos intérpretes locales que llegaron a Madrid tras arriar la bandera española en Kabul.

102 efectivos muertos

En Afganistán fallecieron 102 militares españoles en accidentes o atentados. Entre ellos se encuentran las 62 víctimas del accidente aéreo del Yak-42 en Turquía en 2003 y los 17 efectivos que murieron en un accidente de helicóptero producido en 2005.

Pero también hay numerosas víctimas de atentados con explosivos. Una de ellas es la soldado Idoia Rodríguez, la primera mujer militar española en perder la vida en una operación internacional. Fue en un atentado en 2007 a un convoy de blindados.

Tres misiones en Afganistán

Libertad Duradera (Enduring Freedom), ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad) y Resolute Support (Apoyo Decisivo), las dos últimas bajo el mando de la OTAN, son las tres misiones en las que ha participado España en Afganistán.

Un primer contingente de 350 militares desplegó por primera vez en enero de 2002, tras los atentados del 11-S,. Durante estos 19 años llegaron a Afganistan 27.100 hombres y mujeres para "contribuir a la paz y seguridad en tierras afganas”, señaló el comandante del Mando de Operaciones (CMOPS), teniente general Francisco Braco, durante la recepción de los últimos militares que llegaron de tierras afganas a España.

“Fuimos juntos a Afganistán, hemos estado juntos allí, y juntos regresamos”, dijo refiriéndose al repliegue conjunto de los países miembros de la OTAN decidido el pasado 14 de abril.

En la misión de la ISAF, entre 2002 y 2014, las Fuerzas Armadas contribuyeron con diferentes capacidades y la intervención de los dos ejércitos y la Armada con el cometido de asistir al gobierno provisional afgano en el mantenimiento de la seguridad.

El Ejército de Tierra se hizo cargo, entre otras capacidades, del Equipo de Reconstrucción Provincial de Badghis, con capital en Qala-e-Naw, integrado por efectivos militares y también civiles, a través de la Agencia Española para la Cooperación Internacional y el Desarrollo (AECID).

La Armada desplegó, junto a los ejércitos, Equipos Tácticos de Control Aéreo (TACP) y Equipos de Mentorización y Enlace (OMLTs), mientras el Ejército del Aire asumió el mando de la Base Aérea Avanzada de Herat, además de hacerse cargo de la Unidad Médica de Apoyo al Despliegue.

También la Guardia Civil, a través de diferentes contingentes, “contribuyó a mejorar y normalizar el funcionamiento de la policía afgana”, ha destacado Braco.

En 2015, la nueva misión de la OTAN Resolute Support se centró en el adiestramiento, asesoramiento y mentorización en apoyo a las instituciones de seguridad afganas y sus Fuerzas de Seguridad y Defensa.

En 2018, España adaptó su aportación a esta misión con el despliegue de una Fuerza de Operaciones Especiales, unidad que se ha replegado hoy.

Entre los ejemplos de la labor de los militares españoles en Afganistán están las más de 28.000 largas patrullas por la Ruta Lithium, o las aproximadamente 1.400 misiones de desactivación de explosivos.

También las Fuerzas Armadas han dado operatividad y seguridad al principal aeropuerto de Herat, o han adecuado infraestructuras de primera necesidad para llevar la luz y el agua a los hogares.

Finalmente, las misiones españolas han tenido esa impronta humanitaria y de empatía con los más vulnerables, en orfanatos y colegios de Qala-e-Naw, siendo testigos de la integración de niños y niñas en sus aulas.

En este mismo acto, la ministra de Defensa, Margarita Robles, pidió "perdón" si algún familiar de los 102 españoles muertos en la misión "no se ha sentido suficientemente apoyado".

Ofensiva talibán ha causado unos 250.000 desplazados, un 80 % mujeres y niños

El coste humano de la espiral de hostilidades en #Afganistán es inmenso.

La salida de las tropas internacionales de Afganistán dejó al país en una situación que preocupa a muchos expertos y que se ha hecho realidad: la ofensiva de los talibanes en Afganistán, que están tomando rápidamente todos los centros urbanos del país, ha causado al menos unos 250.000 desplazados desde su inicio en mayo, y un 80 % de ellos son mujeres y niños, advirtió hoy la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Este éxodo se suma a los 150.000 que ya tuvieron que dejar sus hogares entre enero y mayo, y eleva el total de desplazados internos en el país centroasiático a 3,3 millones, según las cifras facilitadas en rueda de prensa por la portavoz de ACNUR Shabia Mantoo.

"El número de víctimas en las imparables hostilidades es inmenso", subrayó Mantoo, quien alertó que Afganistán "va en camino de sufrir la peor cifra anual de fallecidos civiles en conflicto desde que la ONU tiene registro".

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?