La vacuna frente al coronavirus será voluntaria y gratuita: los primeros en recibirla serán internos y trabajadores de residencias

La estrategia de vacunación frente a la Covid-19 establece 18 grupos poblacionales a los que se irá administrando las dosis de las vacunas que se vayan autorizando, siendo los prioritarios los residentes y trabajadores de centros sanitarios y sociosanitarios, unos 2,5 millones de personas.
A este grupo le seguirá el resto de personal sanitario y grandes dependientes, según ha anunciado este martes el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien ha explicado que los grupos se han delimitado en función de cuatro niveles de riesgo: morbilidad grave y mortalidad, grado de exposición a la enfermedad, impacto socioeconómico y el ritmo de transmisión.
El plan delimita tres etapas de priorización en función de la disponibilidad de las inyecciones: una primera “con un suministro muy limitado” de dosis que va de enero a marzo; una segunda, de marzo a junio, en la que se incrementará “de forma progresiva” la vacunación; y una última para inmunizar a la totalidad de los 18 grupos poblacionales contemplados.

140 millones de dosis para 80 millones de inmunizaciones

 

 

El Ministerio de Sanidad prevé que España podrá contar con hasta 140 millones de dosis de vacunas contra COVID-19 a través de los acuerdos firmados por la Comisión Europea (CE) con las distintas compañías farmacéuticas desarrolladoras. Así, el departamento dirigido por Salvador Illa calcula que se podrían realizar 80 millones de inmunizaciones en nuestro país, es decir, casi el doble de la población española (47,32 millones).
Los contratos firmados por la Comisión Europea van a llegar hasta 1.400 millones de dosis, unas 800 millones de inmunizaciones, ya que casi todas las vacunas desarrolladas hasta el momento, como las de Moderna, Pfizer o AstraZeneca, constan de dos dosis. Por el momento, la candidata de Janssen es la única que se administraría en una sola dosis. Europa ya ha firmado cinco contratos para acceder a vacunas en desarrollo, mientras otras dos están en estados “avanzados” de negociación.
De esas 800 millones de inmunizaciones, a España le correspondería el 10 por ciento: 80 millones. El motivo, según estas fuentes, es asegurarse un número suficiente de vacunas en caso de que alguna de ellas no termine siendo aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), algo posible hasta que no se cuente con más datos definitivos. De la misma forma, en caso de que haya exceso de vacunas, se realizará su distribución hacia otros territorios no comunitarios.
En rueda de prensa este lunes, la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), María Jesús Lamas, indicó que la idea es realizar compras anticipadas de las vacunas mientras se están desarrollando los ensayos clínicos. “El número total de dosis que se van a contratar con este proceso excede con mucho al de la población española. Tener un portfolio amplio asegura las posibilidades contar con una vacuna. Podría ocurrir que alguna de las vacunas no llegara a tener autorización”, destacó.
El presidente del Gobierno avanzó este domingo que el plan de vacunación contará con 13.000 puntos de vacunación para garantizar un “acceso equitativo a las vacunas” a través de la Atención Primaria. Ayer, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, defendió con rotundidad que el sistema sanitario español tendrá la capacidad suficiente para poder realizar esta vacunación masiva. “Tenemos una amplia red de Atención Primaria. Tienen capacidad para realizarlo. La capacidad del sistema es más que suficiente, y más sabiendo que las vacunas van a llegar progresivamente”, añadió.

No será obligatoria 

Fuentes ministeriales descartan que en las etapas iniciales la vacunación sea obligatoria, pero no se descarta que tenga que adoptarse esa medida en caso de que Sanidad lo estime necesario dentro de la evolución de la pandemia, ya que aseguran que existen las herramientas necesarias para la obligatoriedad de la vacunación. En este contexto, recuerdan que en otros países cercanos, como Francia, las vacunas son obligatorias, mientras que en España son voluntarias. A pesar de no serlo, las coberturas de vacunación en nuestro país son muy altas en población infantil y ligeramente inferiores en adolescentes.
Las vacunas llegarán de una manera escalonada y progresiva, por lo que se deberá continuar con las medidas de protección, como el uso de la mascarilla o la distancia social, hasta que la campaña de vacunación finalice en España y exista un número suficiente de inmunizados. Todavía se desconoce con exactitud el período que podría extenderse esta situación.

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad