Luz verde en el Congreso a la "ley Celaá" de educación

El pleno del Congreso ha aprobado este jueves la reforma educativa del Gobierno, la Lomloe o ley Celaá, que ahora pasa al Senado en su recta final parlamentaria antes de poder convertirse en la octava ley educativa en democracia.

El proyecto de ley ha obtenido 177 votos a favor, 148 en contra y 17 abstenciones. Al tratarse de una ley orgánica, se necesitaba de una mayoría absoluta (176 de los 350 diputados de la Cámara alta).

La conocida como “Ley Celaá” ha generado controversia dentro y fuera del Congreso de los Diputados, donde se ha debatido la nueva Ley de Educación. A las puertas del Congreso y en distintos puntos de España, como en Castilla-La Mancha frente a la delegación del Gobierno, los colegios concertados han organizado protestas en contra de la nueva Ley de Educación. Es el caso de esta concentración en Andalucía.

Protestas que continuarán este domingo en Toledo, donde hay prevista una concentración en coche pidiendo la paralización de la Ley Celaá.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha escenificado firmando contra la reforma de la ley educativa en una carpa instalada por su partido en la plaza de las Cortes para la recogida de firmas contra este proyecto.

Gritos de libertad y aplausos en el Congreso

El Pleno del Congreso ha sufrido este jueves un parón de casi tres minutos durante el cual los diputados del PP y Vox daban golpes en sus escaños y gritaban ‘libertad’ y los del PSOE y Unidas Podemos aplaudían la nueva Ley de Educación, que sustituirá a la conocida como ‘Ley Wert’, en referencia al ministro, José Ignacio Wert, que la aprobó cuando el PP tenía mayoría absoluta.

La presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, ha dejado que cada bancada se expresara a su manera, al término del debate del dictamen de la Comisión de Educación sobre la nueva norma. Batet sólo ha pedido silencio al finalizar la intervención de la portavoz socialista, Mari Luz Martínez Seijo, quien ya había ‘caldeado’ a la bancada ‘popular’ con sus últimas afirmaciones.

“Con la educación se progresa”, ha sentenciado Martínez Seijo antes de volver a su escaño entre los aplausos de los suyos y de sus socios de Gobierno de Unidas Podemos.

En el lado derecho del hemiciclo y en la parte del sector central que ocupa Vox, respondían al júbilo de socialistas y ‘morados’ puestos en pie y dando gritos de ‘libertad, libertad’. La mayoría de estos diputados, especialmente los del PP, acompañaban sus gritos de golpes en los escaños.

Una Ley “modernizadora”, ha dicho Celaá

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha reconocido que a todos les hubiera gustado tener “más consenso” para la reforma educativa de la Lomloe pero que “lamentablemente el PP, Vox y Ciudadanos se han autoexcluido del debate”.

No obstante ha asegurado que están “muy felices” porque hace siete años todos los grupos de la Cámara, con excepción del PP se emplazaron a derogar la Lomce , “una ley que no ha hecho avanzar a la educación ni ha hecho ninguna mejora en términos educativos”.

“Hoy tenemos un proyecto de ley que sitúa la equidad en el centro del sistema, lo que significa que estamos luchando porque todos los alumnos, al margen de sus condicionamientos de origen, tengan las mismas posibilidades y eso significa un acceso universal a la educación y una conclusión, con éxito de todos sus estudios”, ha argumentado.

Además, ha considerado que es “una ley modernizadora” porque tenemos un sistema educativo “para una sociedad que ya no existe”.

Sobre la polémica del castellano, Celaá ha enfatizado: “No hay ninguna eliminación del castellano, está perfectamente garantizado”.

Sobre los gritos de libertad desde el PP y Vox y los aplausos desde PSOE y Unidas Podemos, la ministra ha afirmado que “el respaldo de las fuerzas políticas a este proyecto de ley es importantísimo porque va a traer una mejora muy importante para el sistema educativo español”.

En CLM, Núñez pide a Page que los diputados socialistas voten en contra

© Castilla-La Mancha Media 2020

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad