Pasan a disposición judicial los siete detenidos por vejar a un hombre con discapacidad en Manacor

Elena Garcia Fermosel

Las siete personas detenidas por vejar, lesionar y retener durante el pasado fin de semana a un hombre de 34 años con discapacidad intelectual que había convocado por redes sociales un concurso para cambiar su imagen han sido puestas a disposición judicial en Manacor, donde se produjeron los hechos.

Según ha informado la Policía Nacional, también ha sido imputada una octava persona, la madre de uno de los arrestados y propietaria del piso donde del viernes al domingo por la mañana estuvieron la víctima y sus presuntos agresores.

?Hoy pasan a disposición judicial los siete detenidos que presuntamente vejaron y humillaron a una persona con discapacidad intelectual en #Manacor (#Mallorca) pic.twitter.com/gAV8A6Bkny

Esta mujer prestó declaración en dependencias policiales de Manacor y quedó en libertad con la condición de investigada, ha señalado la Jefatura Superior de Baleares en un comunicado.

Le cosieron los dedos de los pies

El hombre con discapacidad, que acabó sometido a agresiones como que le cosieran los dedos de los pies y que le tatuaran dibujos de penes en el rostro, había convocado un concurso "de cambio de look" en el que aceptaba someterse a pruebas que estarían penadas con "castigos" en caso de que no pudiera superarlas.

"Los arrestados habrían superado su vulnerabilidad para humillarlo", indica la Policía, que ha confirmado que el viernes 5 de marzo, el hombre fue citado por dos mujeres que aceptaron participar en el juego y que le llevaron, con los ojos vendados hasta el piso de Manacor donde le esperaban otras cinco personas, todas ellas de entre 20 y 31 años.

Una vez en esa vivienda, le quitaron y fotografiaron el DNI le amenazaron con denunciarle para exigir que cumpliera con las condiciones que le impusieran en el "concurso".

Algunas de estas pruebas eran ejercicios físicos que la víctima era incapaz de realizar y como castigo le tatuaron dibujos de atributos sexuales en el rostro y el pecho, le marcaron también la espalda y le atravesaron con hilo varios dedos de los pies.

Además, le desnudaron y le subieron a la azotea del edificio, donde le arrojaron una botella de agua por encima y le obligaron a permanecer allí media hora, lo que le causó hipotermia y mareos.

Estas vejaciones y agresiones se sucedieron desde la tarde del viernes hasta el domingo por la mañana, porque la víctima tenía miedo de abandonar el inmueble por temor a represalias, pero el domingo por la mañana telefoneó a una amiga, quien avisó de los hechos a la Policía. EFE

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?