Una semana con siete mujeres asesinadas; solo cuatro en las estadísticas de violencia de género

El asesinato este domingo de una mujer de nacionalidad alemana a manos de su pareja en Ses Salines (Mallorca) cierra una semana negra de violencia contra las mujeres. Cuatro de las mujeres asesinadas esta semana contarán en las estadísticas oficiales de violencia de género, las otras tres no, ya que no fue su pareja o expareja quien cometió el crimen. También esta misma semana se ha conocido que la muerte, que se creía había sido por hipoglucemia, en junio de una mujer se trata en realidad de un homicidio machista. Manifestaciones en toda España han declarado una “Emergencia feminista” porque “nos están matando”.

Sandra, Alba y María Elena

José Luis Albert Lafuente, conocido como “el Moro”, en Valga, un municipio de Pontevedra de unos 6.000 habitantes, perpetró un triple crimen el lunes. Asesinó a tiros a su exmujer (Sandra, de 29 años), de la que se había separado dos años antes; Pero también a la hermana de esta (Alba, de 27) y a la madre de ambas (María Elena, de 57). Estas dos últimas no figuran en las cifras oficiales de violencia machista.

El asesinato lo cometió en presencia de sus hijos, de 4 y 7 años, que se encontraban dentro de un coche con su madre para ir al colegio. Después llamó a la Guardia Civil para confesar la autoría de los hechos y fue detenido. No hay constancia de que hubiera denuncias previas de la víctima por maltrato.

Adalid

Quien sí había denunciado previamente, era Adalid, una mujer paraguaya de 30 años, asesinada el martes por su expareja, Francisco Giovanny M.C., un hombre ecuatoriano de 42 años, en su domicilio del distrito madrileño de Ciudad Lineal. También en presencia de sus hijas, de 8 y 10 años; fue una de ellas quien llamó a los servicios de emergencia para avisar de que su padre había acuchillado a su madre en el portal. El hombre fue detenido y ya está en prisión por orden del juez.

Francisco Giovanny M.C. sí tuvo una orden de alejamiento de la víctima por denuncias de maltrato dictada por un Juzgado de la localidad madrileña de Navalcarnero, aunque esa medida ya estaba cancelada. Además, en octubre el año pasado, su expareja interpuso una denuncia por vejaciones e insultos, aunque no pidió protección alegando que ya tenía una orden en ese sentido.

ni una menos

Crimen cometido en junio

El sábado, se conoció que los Mossos d’Esquadra habían detenido el miércoles a un hombre de 49 años y nacionalidad argentina acusado de un delito de homicidio y otro de malos tratos por dejar morir a su pareja cuando esta sufrió una hipoglucemia y grabar con el móvil su sufrimiento mientras la mujer agonizaba. Los hechos sucedieron el pasado 18 de junio en Viladecans (Barcelona), donde residía la pareja y donde murió la mujer.

Los Mossos iniciaron una investigación para esclarecer las circunstancias de la muerte, que, según la autopsia, se produjo por una bajada del azúcar en sangre; pero que reveló también que el cuerpo presentaba golpes y contusiones. La policía registró el teléfono móvil del sospechoso, en el que encontraron varios vídeos donde podía verse a la mujer “sufriendo”, psicológica y físicamente. Los agentes trabajan con la hipótesis de que lo que causó la muerte de la mujer fue “una suma de todo”, no solamente la bajada de azúcar, lo que permite fundamentar la imputación del homicidio más allá del delito de omisión de socorro.

Violencia de género y delito de odio

El viernes encontraban en Avilés (Asturias) el cuerpo sin vida de una mujer transexual de 38 años y nacionalidad brasileña. Investigan cuándo fue asesinada y han decretado secreto de sumario. Lo que sí conocen ya es que le asestaron, al menos, quince puñaladas. Además, encontraron a la mujer en un prostíbulo.

La Federación Plataforma Trans ha mostrado en un comunicado “su más enérgica repulsa y pesar ante este brutal asesinato con claras connotaciones de odio que viene a engrosar los crímenes machistas que ya golpean a las mujeres”. Además, pide a la Fiscalía que se depuren los hechos y que sobre el autor recaiga “el peso de la ley”, y reclama para este colectivo que se vea protegido por la tipificación del delito de odio contemplado en el Código Penal y se aplique como agravante.

Ika

La última víctima es Ika, de 59 años, asesinada por su pareja, un hombre español que le ha clavado un cuchillo en el tórax y el abdomen en la Colònia de Sant Jordi del citado municipio mallorquín, y que ha sido detenido. Tampoco había puesto ninguna denuncia previa contra su agresor por violencia machista.

feminismo

Siete días, siete asesinatos, uno por día. La nacionalidad de las víctimas, la de los agresores, la zona geográfica, la edad, el estado civil,… son todos diferentes. Lo único que tienen en común estos crímenes es que han sido perpetuados, presuntamente, por hombres y que las víctimas son mujeres.

Cuando determinados partidos políticos niegan, una y otra vez, la existencia de la violencia machista se hace más imperativo educar en igualdad y con perspectiva de género a la ciudadanía y tomar medidas contundentes. Es necesario que las víctimas de violencia machista sepan que tendrán apoyo y seguridad cuando denuncien y las instituciones tienen que garantizarlo.

Más de 1.000 mujeres asesinadas en crímenes machistas

Desde 2003, año en el que comenzaron a registrarse los crímenes machistas, 1.017 mujeres han sido asesinadas en agresiones de este tipo, cifra que se elevará a 1.019 de confirmarse estos dos últimos casos conocidos el fin de semana.

Además, sin contar las dos últimas víctimas, 42 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año. Las mujeres asesinadas en lo que va de año a mano de hombres llega a las 77.

 

AGENCIAS | CMM

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad