Fin a 20 años de misión de EE.UU en Afganistán: los talibanes ya controlan el aeropuerto de Kabul

Elena Garcia Fermosel

Los talibanes salieron a las calles este martes para celebrar con disparos al aire el fin de dos décadas de ocupación estadounidense de Afganistán, después de tomar el control del aeropuerto internacional de Kabul tras la salida antes de la medianoche de los últimos soldados estadounidenses del país.

Fuerzas especiales de los talibanes, de la conocida como unidad 313 Badri, entró en el aeropuerto de Kabul una hora después de que el último avión estadounidense abandonase la zona militar del aeródromo, tomando el control total por primera vez de la última base de Estados Unidos tras veinte años de conflicto.

"A la medianoche de Afganistán, el último grupo de soldados estadounidenses salió del aeropuerto de Kabul. Se completó así la retirada de las fuerzas estadounidenses y nuestro país y los afganos lograron su plena independencia", afirmó a Efe uno de los principales portavoces de los talibanes, Qari Yusuf Ahmadi.

Los talibanes reanudarán los vuelos desde el aeropuerto de Kabul en cuanto resuelvan algunos "aspectos técnicos", para lo cual se plantean pedir ayuda a Turquía y Catar, afirmó este martes el principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, al canal de televisión catarí Al Yazira.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha explicado en un comunicado que la salida del país fue la recomendación "unánime" del Estado Mayor de la Defensa y de "todos" los comandantes sobre el terreno.

Biden agregó que, de acuerdo con el punto de vista de los jefes militares, la mejor forma de proteger a los soldados y las evacuaciones de civiles era poniendo fin a la misión castrense.

La UE y los refugiados procedentes de Afganistán

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, expresó este martes su "profunda preocupación por el empeoramiento de la crisis humanitaria y económica" en Afganistán y "la amenaza de un colapso total de los servicios básicos", y lanzó un llamado a la comunidad internacional para lograr los fondos necesarios para enviar ayuda.

"Casi la mitad de la población de Afganistán -18 millones de personas- necesita asistencia humanitaria para sobrevivir. Uno de cada tres afganos no sabe cómo conseguirá su próxima comida", dijo Guterres en un comunicado difundido un día después del fin de la ocupación estadounidense de Afganistán.

Para el secretario general de la ONU: "Se avecina una catástrofe humanitaria", por lo que llamó a la comunidad internacional a mostrar su solidaridad y su apoyo.

Ante esta posible situación de crisis humanitaria que pueda darse en Afganistán, los ministros del Interior de la Unión Europea han acordado este martes fortalecer la cooperación con países vecinos de Afganistán, como Pakistán o Irán. Se trata de evitar así "movimientos migratorios ilegales y descontrolados a gran escala", al tiempo que han pactado que la acogida de refugiados en el bloque será voluntaria.

Los Veintisiete se han reunido de manera extraordinaria en Bruselas con el objetivo de articular una respuesta común a las consecuencias de la crisis afgana con la intención principal de evitar que se repita el escenario de 2015, cuando se produjo una avalancha de refugiados hacia Europa que huían de la guerra en Siria, llegando a las fronteras exteriores de la UE cientos de miles de migrantes.

"La UE comprometerá y fortalecerá su apoyo a terceros países, en particular los países vecinos y de tránsito que albergan a grandes cantidades de migrantes y refugiados para que refuercen su capacidad de dar protección, condiciones dignas y seguras y una subsistencia sostenible para los refugiados y las comunidades de acogida", señala el texto pactado por los ministros europeos del Interior.

También enfatizan la necesidad de trabajar con los países de la región y de actuar "conjuntamente" a través de una "respuesta coordinada y ordenada" para "evitar la repetición de movimientos incontrolados y a gran escala de inmigración ilegal que sucedieron en el pasado", en una referencia velada a la crisis migratoria de 2015.

"Deben evitarse incentivos a la migración ilegal", remarcan los Veintisiete en su declaración, en la que añaden que "como parte de los esfuerzos globales, se podría dar apoyo en forma de reasentamiento (de refugiados) de manera voluntaria" y dando prioridad a colectivos "vulnerables" como mujeres y menores de edad.

Agencias

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?