De 21 días en la UCI, solo 5 sin delirios: las conclusiones de un estudio covid a pacientes críticos

COVID-19 UCI CLM

Elena Garcia Fermosel

Ha sido la realidad de miles de personas en nuestro país. Pacientes críticos con coronavirus que han perdido por completo la noción del tiempo en nuestras UCI. Un estudio internacional, en el que ha participado el Hospital Virgen de la Salud de Toledo, concluye que la mayoría de los pacientes ingresado en la unidad de intensivos, han sufrido fuertes delirios durante su ingreso.

De 21 días en UCI sólo 5 sin sufrir delirios o estar coma. Es el impactante resultado que concluye un estudio internacional con más 4.000 pacientes críticos de covid en 14 países diferentes, entre ellos, enfermos de la unidad de cuidados intensivos del Hospital Virgen de la Salud de Toledo. En muchas ocasiones la agitación o el delirio hiperactivo obliga a dormir, de nuevo, a este tipo pacientes

La prevalencia es mayor que en los pacientes que ingresan en la UCI por otro tipo de dolencias y entienden que puede estar asociado a los periodos de sedación y medicación utilizado.

El apoyo familiar, clave para la recuperación de pacientes

El dato esperanzador llega gracias al contacto con los familiares. Videollamadas que se han convertido en la mejor medicina y que ayuda a que los pacientes no desarrollan tantos delirios. Los expertos insisten en que estas conclusiones deben llevarse al resto de campos. La medicina intensiva asegura que el apoyo familiar es fundamental para la recuperación de los pacientes.

Datos del estudio

El estudio colaborativo internacional, titulado ‘Prevalencia y factores de riesgo de delirio en pacientes críticos con COVID-19 (COVID-D): una cohorte multicéntrica’, ha sido liderado por el Grupo de Estudio Internacional de Cuidados Intensivos, el Centro de Supervivencia y Disfunción Cerebral de Enfermedades Críticas de la Universidad de Vanderbilt (Tennessee) y el Proyecto HU-CI.

El estudio, en el que se excluyó a pacientes con enfermedades mentales preexistentes, consumo de tóxicos o con déficits sensoriales previos, se llevó a cabo en 2.088 personas ingresadas en 69 unidades de pacientes críticos con infección por SARS-CoV-2, con una estancia hospitalaria de 21 días, para evaluar la prevalencia y factores de riesgo de delirio.

Entre ese rango de fechas, un total de 4.530 pacientes con COVID-19 fueron admitidos en 69 unidades de cuidados intensivos  de los cuales 2.088 pacientes con una edad meda de 64 años se incluyeron en la cohorte del estudio.

Se recogieron datos clínicos, evaluaciones de delirio y el coma y las estrategias de manejo así como se recopilaron datos adicionales sobre el soporte del ventilador, la duración de la estadía en la UCI y el estado vital durante un período de 28 días. El resultado primario fue determinar la prevalencia de delirio y coma e investigar cualquier factor de riesgo asociado.

La ventilación mecánica, el uso de inmovilizaciones e infusiones de benzodiazepinas, opioides y vasopresores, y los antipsicóticos se asociaron cada uno con un mayor riesgo de delirio al día siguiente mientras que las visitas virtuales de familiares se asociaron con menor riesgo de delirio. Durante el período de estudio de 21 días, los pacientes estuvieron vivos sin delirio ni coma durante una mediana de 5,0 días.

Este estudio, realizado con el objetivo de evaluar las estrategias a modificar, mostró dos conclusiones. Una, la aparición de delirio, entendido como  disfunción cerebral aguda, se asoció de forma significativa al consumo de benzodiazepinas y, por otro lado, siendo este un hecho muy importante en esta pandemia, aquellos pacientes que tuvieron visitas presenciales o virtuales a través de dispositivos (tablets, smartphones) desarrollaron menos delirio.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?