Brihuega, ante la moratoria europea que afecta a la lavanda: "Un año más para defender aceites esenciales"

Susana Palomo Gómez

Se aplaza un año la estrategia europea de desarrollo sostenible que afectaría a la lavanda por considerarla producto químico. Una decisión, que de producirse, impactaría de lleno a nuestra comunidad y, más concretamente, a productores de la comarca de Brihuega, en Guadalajara, que tiene en los campos de lavanda y lavandín su principal fuente de ingresos.

Una actividad económica que genero no sólo empleo y riqueza sino turismo. Por tanto, la noticia conocida en estas últimas horas es una luz de esperanza para intentar convencer a los responsables comunitarios de que esos aceites esenciales no son químicos.

Ángel Corral, de la destilería Hermanos Corral, ha asegurado a CMM, es una buena noticia que nos den un año más para defender las bondades de estos aceites esenciales. No entendemos que nos clasifiquen de producto tóxico cuando todo el proceso es 100% natural. No hay materias químicas"

"Estamos luchando por un 100% natural y no tiene sentido que nos clasifiquen como tóxicos. Hemos puesto las cartas sobre la mesa".

El sector de la lavanda y el lavandín de Guadalajara se ha reunido con el Ministerio de Agricultura y han aportado dosieres técnicos para "desmontar todo lo que pretenden desde Bruselas. estamos unidos a Francia, Italia y Bulgaria para defender a las aromáticas", ha explicado Corral.

Aplazamiento para finales de 2023

La moratoria ha sido bien recibida no sólo por el sector sino por el Gobierno regional. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, informaba en redes sociales que el Ejecutivo comunitario.

"Defendemos este sector sello de nuestra identidad y nuestra economía", publicaba en un mensaje de Twitter.

La CE aplaza hasta finales de 2023 la revisión del reglamento que evalúa y limita sustancias nocivas y por el cual se podría calificar los aceites esenciales de lavanda como productos químicos.

La lavanda y el lavandín se producen en Croacia, Bulgaria y Eslovenia, pero es en Francia y España donde más peso tienen a nivel comunitario y, concretamente, Castilla-La Mancha es la región de España que posee una mayor superficie de estos cultivos, con cerca del 60 por ciento de la producción nacional.

El pasado mes de marzo, las Cortes regionales respaldaron en una declaración institucional su apoyo al sector del cultivo de las plantas aromáticas y a la producción de aceites esenciales ante "la amenaza" que supone el reglamento, y emplazaron al Gobierno central a emprender acciones para frenar esa iniciativa.EFE

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?