La central nuclear de Zorita, en su fase final de desmantelamiento

Central Zorita

Sara Santos Beato

Los trabajos de desmantelamiento de la central nuclear de José Cabrera, situada en Almonacid de Zorita (Guadalajara), iniciados en 2010, han alcanzado el 86 % del proyecto de ejecución, y aún quedan por realizar las obras de demolición y renaturalización de la zona.

Así lo ha explicado en una rueda de prensa en la planta, el director de Operaciones de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa), Juan Luis Santiago Albarrán, quien ha señalado que esta obra se sumará a los quince reactores desmantelados en el mundo.

Ha añadido que Enresa será de las pocas empresas que tendrá experiencia en todo el proceso de desmantelamiento, lo que le permitirá "asumir futuros proyectos".

El desmantelamiento se encuentra en un 86% de su ejecución, según Santiago Albarrán, y está en su fase final, aunque aún queda un proceso de demolición y comprobación de la radiactividad, tras lo cual y con un informe previo de aprobación del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), se podrá pasar a la renaturalización y devolución de la zona a la empresa propietaria.

18.000 toneladas de residuos

Durante el desmantelamiento, se ha intentado reducir el volumen de residuos de baja y media radiactividad, que se trasladarán posteriormente al cementerio de El Cabril (Córdoba), lo que supone un ahorro económico y de espacio físico.

Los residuos de alta radiactividad se alojarán en un almacén transitorio (en cuatro contenedores en la propia central) hasta la construcción del futuro Almacén Temporal Centralizado (ATC).

El director de Desmantelamiento, Manuel Ondaro, ha explicado que el desmantelamiento se inició en 2010 en un proceso "largo y complejo", y en el que se han finalizado los desmontajes radiológicos y de descontaminación de los edificios.

En total se prevé gestionar unas 18.000 toneladas de residuos, de los cuales 9.000 están considerados convencionales y otros 9.000 radioactivos.

Según ha explicado Ondaro, a mediados del próximo año se iniciará la demolición de los principales edificios, proceso que durará unos 18 meses aproximadamente, y para el que es necesaria la obligatoria licitación de los trabajos, proceso que se encuentra en tramitación administrativa para su posterior adjudicación.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?