Cierra el monasterio de las monjas Capuchinas en Cifuentes tras más de 60 años

capuchinas

Sara Santos Beato

La comunidad de monjas capuchinas del monasterio de Nuestra Señora de Belén de Cifuentes (Guadalajara), ha acordado, ante el escaso número de hermanas, la supresión del funcionamiento del mismo y la fusión con el monasterio de clarisas franciscanas de Sigüenza.

Según informa la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara en un comunicado, la comunidad de monjas capuchinas de Cifuentes, ante el escaso número de hermanas invitadas a reflexionar sobre su futuro y después de una "serena reflexión", votó por unanimidad en mayo de este año la fusión con el Monasterio de Clarisas Franciscanas de Sigüenza.

Siguiendo las instrucciones de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, cada una de las monjas de Cifuentes solicitó personalmente unirse a la Comunidad de Sigüenza.

Al trasladarse todas las monjas capuchinas de Cifuentes al Monasterio de Clarisas Franciscanas de Sigüenza, según el Derecho Canónico y el Derecho Propio de la Orden, los bienes muebles se adjudican a la Comunidad receptora. El inmueble del Convento, es de titularidad del Obispado.

Una vez cumplido todo el protocolo canónico, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, como respuesta a la solicitud enviada tanto por la madre abadesa de Cifuentes, como por la Abadesa de Sigüenza, decretó, con fecha del 6 de agosto de 2018, la supresión del Monasterio.

Las monjas clarisas capuchinas han estado en el monasterio de Cifuentes durante más de 60 años, pero a primeros de este año ya solo quedaban cuatro religiosas residiendo en el mismo.

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?