Coger castañas del campo es un robo: explican por qué en El Real de San Vicente

Robo castaños El Real San Vicente

Elena Garcia Fermosel

Coger castañas del campo es un robo. Así lo quiere hacer ver la Junta de Pastos de El Real de San Vicente, en Toledo.

Recuerdan que la mayoría de fincas con castañares del entorno son privadas y que su recogida indebida supone a sus dueños grandes pérdidas económicas. Es por ello que han iniciado una campaña de concienciación para evitar esta práctica.

En la sierra de San Vicente, y nada más comenzar la campaña de recogida, ya cifran las pérdidas en más de 10.000 euros.

Campaña de concienciación

El motivo, una práctica habitual entre los turistas: acudir a la Sierra de San Vicente para recoger castañas. Una visita que puede ser delictiva si se hace en fincas privadas.

Es por eso que la Junta de Pastos del Real de San Vicente ha empezado a informar, a través de una campaña, del delito que implica el recoger castañas en fincas privadas, para así disuadir a las personas que acuden a la Sierra durante estos días.

Quieren concienciar a los turistas con un mensaje: coger castañas de fincas privadas es un robo.

Denuncian además la existencia de bandas organizadas que convierten a la castaña en parte del mercado negro. Ante estas situaciones, no descartan tomar otras medidas, como limitar la entrada de coches a las zonas con castañares.

Normas a seguir si vas a coger castañas a la Sierra de San Vicente

Al respecto, el alcalde de Hinojosa de San Vicente, Jorge Juan Muñoz, ha subrayado que en su pueblo llevan al menos 15 años publicando en esta época del año bandos que regulan la cosecha de castañas. En concreto, Muñoz ha dicho que la recolección no está permitida en terrenos públicos alquilados a vecinos de la localidad, en los que además se instalaron vallados hace algo más de cinco años.

Asimismo, el alcalde ha precisado que, en aquellas zonas que son propiedad del Ayuntamiento y no están valladas, "es necesario tener un permiso del propio Consistorio", ya que, de lo contrario, la recogida sin autorización puede estar sancionada.

Sobre este punto, ha señalado que la Guardia Civil está al tanto, de tal forma que no es extraño que se organicen controles en las carreras de la comarca, sobre todo en la vía que atraviesa el alto de El Piélago, donde se concentran la mayor parte de castaños de la zona.

"No pasa nada si alguien viene y se lleva una cesta de castañas recogidas en el suelo, pero el problema está en el abuso, en los que vienen con furgonetas y se llevan sacos llenos para luego venderlos", ha resaltado el primer edil de Hinojosa de San Vicente.

Igualmente, ha comentado que esta clase de personas "destrozan el campo y los árboles, porque se dedican a varearlos para que caiga el fruto que aún no está en el suelo", ha apostillado.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?