Desmantelada en Fuensalida (Toledo) la plantación subterránea de mayor producción de marihuana

Guardia Civil operación búnker

Redacción CMM

La Guardia Civil ha localizado y desmantelado en Fuensalida (Toledo) la plantación de marihuana con mayor capacidad de producción hasta la fecha, instalada en una construcción subterránea de más de 200 metros cuadrados en la que los delincuentes habían invertido cerca de 200.000 euros.

A pesar de la apariencia externa del lugar, donde prácticamente se podía apreciar como casi todo el terreno estaba diáfano, la Guardia Civil confirmó la relación del hombre que allí vivía con un posible delito de cultivo ilegal de marihuana. Se solicitó a la autoridad judicial una entrada y registro en esta propiedad, que se llevó a cabo con el apoyo del Servicio Cinológico y de la USECIC de la Comandancia de Toledo.

Los agentes descubrieron que tras la puerta de la pequeña caseta prefabricada había una escalera de caracol de unos tres metros de bajada que daba acceso a una excavación subterránea, perfectamente tabicada, techada y compartimentada con muros de hormigón y ladrillo, de unos 200 metros cuadrados, donde había instalado un novedoso sistema para el cultivo de alto rendimiento de marihuana repartido en cinco estancias.

Operación búnker

En el marco de la operación 'Búnker' se han incautado 2.466 plantas de una variedad inédita, según ha informado la Guardia Civil, quien ha subrayado que la innovadora instalación interior y esta variedad de las plantas permitía una recolección de cogollos cada 25 días.

La investigación se inició a raíz de unas informaciones que advertían de un posible cultivo ilegal en la localidad de Fuensalida, próxima a la ciudad de Toledo.

Los agentes centraron su investigación en una finca rural aislada, de unos 1.000 metros, que estaba vallada, desde cuyo exterior únicamente se podía apreciar un par de módulos prefabricados utilizados supuestamente como vivienda, y junto a ella otro pequeño, que aparentaba ser un trastero.

Esta compleja infraestructura contaba con un sistema calorífico innovador con paneles de lámparas led, filtros de ozono para minimizar el olor que tenían salida al exterior por siete bocas disimuladas en tinajas ornamentales de jardín, además de un sistema de riego por goteo individualizado conectado a las 2.466 plantas que había.

Ramificaciones y floraciones

Estas plantas, sobre las que había una malla poco espesa que determinaba su nivel máximo de altura, eran de una variedad inédita que precisan un menor crecimiento para producir numerosas ramificaciones y floraciones, pudiendo conseguir una cosecha en sólo 25 días.

Para la alimentación eléctrica de este complejo sistema, disponían de dos potentes generadores, valorados en unos 10.000 euros cada uno y que consumían unos 500 litros de gasoil semanales.

En el registro realizado en la parte utilizada como vivienda, los agentes intervinieron un arma corta real que estaba oculta en el dormitorio, junto con otras 4 armas de fuego simuladas, un taser, varias armas blancas, 3 kilogramos de aceite de hachís, 982 gramos de cogollos de marihuana y 364 gramos de polen de esta planta.

Tras este registro, la Guardia Civil detuvo a un hombre y a una mujer por el delito de cultivo o elaboración de estupefacientes, por lo que fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de guardia correspondiente de Torrijos (Toledo.

La estimación del coste económico de la construcción de esta infraestructura subterránea y de la instalación dispuesta para este cultivo intensivo de marihuana supera los 200.000 euros de inversión.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?