El detenido por la muerte violenta de una mujer en Toledo es su hijo

Elena Garcia Fermosel

Juan Pedro Ibor, el sospechoso de asesinar a su madre de 82 años en Toledo, este fin de semana, ya ha pasado a disposición judicial. Según la investigación acabó con su vida, se fue a trabajar y no avisó de su muerte hasta varias horas después.

Se investiga como caso de violencia doméstica la muerte violenta de una mujer en Toledo, en el barrio de Santa Bárbara. El único sospechoso, ya detenido, es su propio hijo. Él mismo dio el aviso, aunque según la investigación, acabó con la vida de su madre de 83 años por la noche, se fue a trabajar, y cuando regresó, avisó a la policía.

El hijo de la anciana encontrada muerta en su domicilio en el barrio toledano de Santa Bárbara, detenido como principal sospechoso, ha pasado a disposición judicial. La autopsia ha confirmado que la mujer llevaba varias horas fallecida antes de que su hijo diera el aviso.

Tras pasar la noche en el calabozo, esposado y escoltado por varios agentes, el hijo de la víctima, detenido como sospechoso de su muerte, acudía este domingo al domicilio familiar para reconstruir los hechos. Los vecinos lo reconocieron al instante.

?Tres horas de registro en el domicilio de la fallecida

Durante más de tres horas, los investigadores hicieron un recorrido por los últimos días de la anciana, cuyo cadáver ensangrentado, según la versión del arrestado, encontró el pasado viernes a las tres de la tarde, cuando volvía de trabajar. La mujer presentaba signos evidentes de violencia, con varios golpes en la cabeza y en el resto del cuerpo.

La autopsia confirma que la mujer murió horas antes de que el hijo diera el aviso

Según confirma la Delegación del Gobierno, la autopsia arroja que Renneé Ivonne, de 83 años, murió entre las doce de la noche y las cinco y media de la madrugada del 10 de enero. Se baraja, por tanto la hipótesis de que su propio hijo pudo matarla antes de irse al trabajo y, por tanto, de que diera el aviso cuando regresó del mismo.

Tras su llamada a la policía, los agentes se personaron en el domicilio y comprobaron que los accesos a la vivienda no habían sido forzados. De inmediato sospecharon de la versión del hombre, al encontrar indicios de su implicación en la muerte de su madre. Hacía tiempo que sus vecinos no los veían juntos.

El cadáver se encuentra en el Instituto de Medicina Legal de Toledo, a la espera de que una orden del juez permita su incineración. El presunto homicida pasará este martes a disposición judicial.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?