Día histórico para la región con el principio del fin al trasvase Tajo-Segura

García-Page reconoce el enorme esfuerzo que ha llevado a esta media y llama a la reflexión a quienes tildaron de humo o coartada electoral

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page
JCCM
24/1/2023

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page , junto a los representantes de los municipios ribereñosJCCM

Redacción CMM

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha comparecido en rueda de prensa desde la sede de su Gobierno en la capital toledana arropado por la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía y las alcaldesas de Talavera de la Reina y Toledo, Tita García Élez y Milagros Tolón, para celebrar la decisión del Consejo de Ministros de aprobar el Plan del Tajo incluyendo los caudales mínimos al alza en tres puntos del curso medio que permitirán reducir el agua trasvasada al Levante.

García-Page ha celebrado una decisión "histórica" que significa "muchas cosas, y una fundamentalmente, y es que el Gobierno de España ha decidido coherentemente con directivas europeas y sentencias judiciales que el Tajo tenga un caudal mínimo".

Se acaba la humillación al Tajo

Para el presidente, "sonroja" que este río fuera el único de Europa sin este caudal mínimo, pero hoy "empieza a acabar", si bien esto no es "el final de todo".

"Hoy empieza a cambiar de color y tendencia la humillación del Tajo, de las tierras que baña y de su población. Este acuerdo es la ejecución consensuada de las sentencias que han costado años de esfuerzo y perseverancia", ha indicado.

Ha sido en este punto en el que ha recalcado que siempre ha abogado por defender los intereses de Castilla-La Mancha "por encima de los intereses de cualquier partido político", incluso del PSOE.

Llamada a la reflexión a quien no apoyó

En tono crítico, ha recordado que en el pasado hubo políticos que aplicaron "golpes" a esos intereses castellanomanchegos.

Ahora, la decisión del Consejo de Ministros "debería hacer avergonzarse a muchos de los que han calificado a esta lucha como humo, como mentira, como una coartada electoral".

Eso, que "duele mucho", además "tiende a ser creído", según el presidente, que ha recordado que en la legislatura en la que el PP gobernó en la Comunidad Autónoma no recurrió ni uno solo de los trasvases autorizados.

Según ha abundado, al PP le sería "muy útil" pedir disculpas. "No lo pido, ni lo quiero plantear. Simple y llanamente lo reflexiono".

Un problema que debe solucionar España, no sólo Castilla-La Mancha

La situación en el Levante es "tan necesaria" que no deja de ser "un problema nacional" y España, con dinero para desalación, tendrá que dar solución y acompañar a la población a "encarar el futuro que viene".

Pero, es "evidente" para García-Page, la solución a un problema de una parte de España "no se le puede exigir permanente y exclusivamente a otra parte".

Y para eso, Castilla-La Mancha "empujará para un acuerdo de Estado que dé solución a los problemas y eviten los conflictos".

"El Tajo desemboca en el Atlántico. Esto pone de manifiesto que no puede desembocar en dos sitios. Si entre todos nos esforzamos, creo que podremos encontrar mecanismos para que en el medio plazo haya soluciones que, costando dinero y esfuerzo, puedan conciliar mejor que lo que ha hecho el trasvase de la época de Franco", ha indicado. 

Agradecimientos a Teresa Ribera

Por contra, ha celebrado que el Gobierno de la Nación y el Ministerio para la Transición Ecológica que dirige Teresa Ribera hayan llevado a cabo todos los procesos necesarios hasta llegar a esta celebración.

Tanto la ministra como el propio Pedro Sánchez "siempre han dejado claro que en su interés estaba preservar la gestión agrícola en el conjunto del Levante español", si bien "es evidente que con medios diferentes y con una base absolutamente diferenciada de lo que ha sido siempre tradicional".

"La salida cómoda de quitar agua a la España seca y que además no tiene salida al mar para dársela a la España seca que tiene salida al mar" ha sido lo habitual hasta ahora, pero en este caso Castilla-La Mancha "se ha ganado un suelo para el acuerdo". Eso sí, "aquí no acaba todo", ya que no sobra el agua, "más bien al contrario".

Un éxito con mucho trabajo detrás

Ha hecho extensivo su agradecimiento a los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Tajo, que han aportado los datos desde el punto de vista de "los que tienen que cuidar del río".

El "hecho elemental" es que el Tajo "necesita agua" y que el cambio del clima precisa "ser generosos" con el agua que hay en disposición, si bien Castilla-La Mancha "va a seguir siendo solidaria" pese a que se cambie la forma de gestionar el agua. 

Para concluir, ha reparado en que después de 15 años de pelea han sido sentencias judiciales las que han impuesto cumplir con caudales mínimos, lo que no quiere decir que "el mínimo sea el máximo".

A esto, ha sumado que, "frente al ruido, todo aquél que se quiera acercar, tendrá espacio para llegar a consensos en el futuro en cuanto a la gestión del agua en España", si bien serán consensos que "no partirán de la nada, sino de una base sólida".

Cimientos conseguidos "a base de pelear" desde Castilla-La Mancha hasta esta aprobación por parte del Consejo de Ministros. 

Un reconocimiento a la España interior

De otro lado, el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha asegurado que desde Castilla-La Mancha hoy es "un día muy feliz", al tiempo que ha apuntado que la defensa de los intereses de los ciudadanos de Castilla-La Mancha pasa por muchas cosas, entre otras, garantizar su futuro. "Y el futuro de la gente de Castilla-La Mancha pasa sin duda por el acceso al agua", ha dicho.

"Hoy se han reconocido los derechos de la España interior, de eso que representa Castilla-La Mancha, esa España muchas veces olvidada en la toma de decisiones", ha añadido el titular de Agua en la región.

Asimismo, ha explicado que el Gobierno de España ha aplicado cinco sentencias del Tribunal Supremo y ha dejado a los técnicos que establezcan los caudales ecológicos, que, según ha señalado, se van a alcanzar de manera progresiva para facilitar la puesta en marcha de la desalación en el Levante.

Por su parte, la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha relatado que cuando ha conocido la noticia del Consejo de Ministros se ha "emocionado" porque "han sido muchos años de lucha y trabajo" para lograr un Plan Hidrológico del Tajo que "no solamente va a beneficiar a la ciudad de Toledo, a Talavera y a los pueblos ribereños, sino en general a toda España porque por fin se toma conciencia de lo que está ocurriendo".

Justicia social e hídrica

También la alcaldesa de Talavera de la Reina, Tita García, ha reivindicado que con el establecimiento de caudales ecológicos "se da un golpe importante al Memorándum de la vergüenza" y se garantiza que el Tajo volverá a ser "un río vivo".

Para García, el Gobierno de España ha hecho "justicia social e hídrica", lo que contribuirá a acabar con la "lamentable" situación del río y a poner freno al "atropello" que sufre desde hace muchos años, a la vez que ha reclamado que el objetivo final es "decir alto y claro que el trasvase Tajo-Segura tiene que finalizar".

Los ribereños agradecen el apoyo institucional

De su lado, el vicepresidente y portavoz de la Asociación de municipios ribereños de los embalses de Entrepeñas y Buendía, Borja Castro, ha agradecido al Gobierno regional que nunca les ha dejado "huérfanos" y le ha acompañado en este camino, y ha subrayado que "hoy se empieza a dignificar al Tajo, a nuestros pueblos y a nuestros vecinos".

Castro ha valorado, sobre todo, la "fuerte inversión" del Ejecutivo central en la desalación porque eso contribuirá a "reducir la dependencia del Levante del agua del trasvase" y será un "punto de inflexión" para sustituir el agua trasvasada por el agua desalada, al tiempo que ha reivindicado que "mucha gente hablará de una decisión política pero es simple y llanamente cumplir la ley"

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que comprende el papel desempeñado por los presidentes andaluz y murciano, Juanma Moreno y Fernando López Miras, durante la gestión política en torno al plan de cuenca del Tajo aprobado este martes; al tiempo que ha reconocido que su homólogo en la Comunidad Valenciana y compañero de partido, Ximo Puig, ha buscado "fórmulas más allá del ruido" durante todo el proceso.

A preguntas de los medios tras una rueda de prensa institucional, ha abundado en que Puig "es quien más puede exhibir" haber conseguido la progresividad que se plantea en los caudales ecológicos del río.

"Creo que, evidentemente, los esfuerzos han ido a acometer desde la cabeza y el sentido común un problema heredado por los presidentes --autonómicos--", ha dicho García-Page, quien asegura que entiende los recursos judiciales que las comunidades autónomas vecinas puedan plantear ante la reciente decisión ministerial.

Ha sido en este punto donde ha admitido la unidad política en el Levante en torno a "que el Tajo siguiera secándose", una unidad política que según ha dicho se ha echado de menos en Castilla-La Mancha.

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?