Las torres de la Catedral de Toledo se van a inspeccionar tras el desprendimiento de hace una semana

Imagen de los bomberos trabajando sobre la grúa tras el desprendimiento en la cornisa de la catedral de Toledo de un trozo de cornisa de 20 kg de peso

El cabildo de la Catedral de Toledo ha encargado a una empresa especializada en la conservación y mantenimiento de edificios BIC (Bien de Interés Cultural) la inspección de las torres del templo después de que el pasado domingo se desprendiera una cornisa de unos veinte kilos de peso.
En un comunicado, el cabildo catedralicio ha informado de que las obras las llevará a cabo la empresa Geocisa, que ya ha realizado trabajos de restauración en la Catedral Primada.
El desprendimiento de la cornisa se produjo sobre las siete de la mañana del pasado 14 de octubre. Los bomberos trabajaron, alrededor de dos horas, saneando la zona por si había riesgo de más desprendimientos, mientras que al día siguiente un dron inspeccionó los daños causados.
Ahora será la empresa Geocisa la encarga de la inspección “directa” de las fachadas de la torre de la Catedral mediante el sistema de descuelgue vertical.
Durante la inspección se documentarán las posibles lesiones o los procesos patológicos que pueda haber, y se adoptarán medidas preventivas para garantizar la estabilidad de los elementos “susceptibles de desprendimiento”.
La Catedral ha explicado que los trabajos se llevarán a cabo en condiciones “de máxima seguridad” y no ha precisado los plazos ya que dependerá del resultado de las inspecciones y de las necesidades de actuación.
Asimismo, ha indicado que el arquitecto conservador de la Catedral, Jaime Castañón, supervisará la intervención, que también estará sometida al correspondiente control arqueológico.

© Castilla-La Mancha Media 2019

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad