Mujeres Auténticas | Lucía Peña, la historia de una Au Pair: "Siento que he estado mucho tiempo fuera"

Lucía Peña

Daniel Urda Banegas

Irse de casa es complicado y Lucía, una de nuestras "Mujeres Auténticas", lo sabe bien. Con diecinueve años, salió por primera vez de España para ganarse la vida; un sueldo y una oportunidad que no encontró en nuestro país para mejorar en lo laboral y personal.

De profesión: Au Pair

Empezó a trabajar como Au Pair en Francia. Ahora tiene veinticinco años, vive y trabaja cuidando niños en Irlanda aunque planea su regreso definitivo a casa. "Siento que he estado mucho tiempo fuera".

Lleva tres años trabajando como Au Pair, con idas y venidas esporádicas a España. Ahora que ha pasado el tiempo, mira con perspectiva todos estos años que ha pasado fuera de su casa. Su forma de ver la vida ha cambiado.

“Tengo claro lo que me ha traído de bueno y de malo”. Lo mejor ha sido toda la gente que ha conocido por el camino. Se marchó para vivir nuevas experiencias, "buscaba un cambio de aires" y, sobre todo, ganar un buen nivel de inglés y francés.

Hace una semana celebraba su aprobado del C1 de Cambridge. Ha podido ahorrar para cuando vuelva definitivamente a España el próximo mes de abril y así, "tener un colchón", un dinero ahorrado.

"Lo peor ha sido ver cómo no estás ahí, pero todo sigue adelante. La vida de quienes quieres cambia y tu no estás en ella (...) al final es el miedo a dejar de ser importante, dejar de ser alguien en quien los demás cuentan, a perderte cosas (...) te sientes culpable de no estar ahí".

La primera oportunidad de viajar al extranjero le llegó mientras estudiaba el primer año de un ciclo formativo de Turismo en el instituto I.E.S Universidad Laboral de Toledo. Se ofrecían unas prácticas para trabajar como camarera en un camping juvenil de verano en el sur de Francia por las que tuvo que pagar. Era una gran oportunidad porque allí podría conocer a nuevas personas, tener un primer contacto laboral y ganar confianza con el idioma. Trabajó en aquel campamento durante todo el verano.

"Tomar la decisión de irme aquella primera vez a Francia no fue nada duro (...) tenía diecinueve años y estaba deseando irme (...) luché por conseguir esas prácticas".

La experiencia en este camping no fue como ella esperaba. Lo pasó mal con el idioma. "No entendía nada". Pasaba por una época de su vida en la que le daba igual todo, el dinero, el trabajo. Por ello, decidió volver a probar suerte nuevamente en Francia, pero ahora con un trabajo de Au Pair.

Tres años trabajando como Au Pair

En España vivió "experiencias terribles trabajando como camarera (...) echaba un montón de horas, cobraba una miseria (...) me tenía que levantar una hora antes para mentalizarme de que tenía que ir a trabajar (...) era demasiada tensión".

El trabajo de Au Pair fue una gran oportunidad para ella y lo recibió con la manos abiertas.

"El de la Au Pair es un trabajo temporal (...) lo bueno que tiene es que no tienes ningún gasto (...) vives con una familia que te paga luz, agua, internet y, en el mejor de los casos, el transporte público".

Esta terminó siendo su "peor experiencia como Au Pair". Le pagaban trescientos euros mensuales pero le bastaba para sobrellevar sus gastos. Allí tenía de cuidar de una niña de diez meses y de otra de tres años y medio. "Echaba muchas horas"

En septiembre de 2018, tomó la decisión de volver a España. 

"Cuando vuelvo de Francia en septiembre de 2018, a mi padre le detectan cáncer (...) todo iba genial, el tratamiento, la quimioterapia (...) estuve todo un año en mi casa cerca de mi familia".

Su padre se recupera poco a poco y Lucía no encuentra trabajo en España. Por ello, se replantea la posibilidad de volver a trabajar como Au Pair. En agosto de 2019 encuentra a una familia en Dublín que está dispuesta a acogerla en su casa: esta vez le pagaban ochenta euros semanales por cuidar a dos niños de cuatro y seis años. No era mucho dinero, porque a este sueldo tenía que restarle los gastos de su día a día y el dinero que enviaba a su familia".

"Esta vez me marché más bien por una cuestión económica (...) decidí irme con la condición de que con todo lo que ganase iba  ayudar a mi familia, porque mi padre era pensionista y mi hermana estudiaba medicina (...) yo prometí ayudarles".

Lucía regresa a España para ver a su padre y, a pesar de que "no tenía expectativas de que le fuera a pasar nada", fallece el 15 de marzo de 2020, el mismo día que se decreta el estado de alarma por la pandemia del coronavirus. Quiere volver a Irlanda y comienza a buscar una nueva familia de acogida.

Pasaron cinco meses hasta que pudo regresar de nuevo, en agosto, ahora con una situación más complicada que la que había dejado meses atrás. "Sin mi padre iba a ser todo más complicado todavía". Su madre cobra una pensión por viudedad "mínima" y su hermana continuaba estudiando para el MIR.

La suerte está de su parte y encuentra a una familia que le ofrece un buen sueldo y unas condiciones de trabajo ideales. A día de hoy, aún sigue conviviendo con ellos. "En esta familia con la que vivo tengo, prácticamente, un sueldo español y sin ningún gasto (...) ellos me tratan genial".

"Irlanda ha sido una liberación"

Con su primer sueldo como Au Pair en Francia pudo reunir el dinero suficiente para comprarse un ukelele que "compró sin pensar".

Una de las cosas más bonitas que le ha traído este país ha sido la oportunidad de abrirse al mundo artístico de forma pública por primera vez en su vida. Descubrió una afición que "le llena de vida". En sus ratos libres, aprendió a tocar este instrumento de forma autodidacta, viendo vídeos en Youtube y, gracias a varias amistades, tocó en algunos establecimientos de Dublín.

"Yo siempre he sido super tímida, he tenido mucho miedo escénico, pero me he sentido siempre muy cómoda tocando este instrumento".

El bienestar que sentía con esta última familia era tal, que la primera vez que tocó el ukelele en público fue gracias a la madre. Descubrió que cerca de su casa había un bar de micros abiertos los domingos. "Cuando se enteró de que me había traído el ukelele, me animó a que me apuntara".

"Aquella primera vez tenía mucho miedo, pero me sabía todas las melodías y canciones muy bien y todo salió genial (...) me sentí super bien y fue un chute de amor propio y de estar segura de mi misma". Ahora tiene su propio canal de Youtube, donde comparte sus covers.

[video width="352" height="640" mp4="https://admin.cmmedia.es/wp-content/uploads/2022/02/WhatsApp-Video-2022-02-25-at-14.17.13.mp4"][/video]

"Quiero regresar a España"

Lucía no es la única. Es el reflejo de toda una generación que ha tenido que emigrar para ganarse la vida. En su experiencia ha conocido a multitud de jóvenes que, como ella, decidieron dejar atrás a sus seres queridos, su hogar e ir en busca de nuevas oportunidades. "Estábamos todos igual".

Ahora, seis años después, ve en sus viajes al extranjero un gran recuerdo.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?