Ribera avanza en Toledo que se están evaluando daños para la declaración de zona catastrófica

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha visitado Toledo para conocer de primera mano cuáles han sido las zonas más afectadas en la ciudad tras la DANA que se produjo en los primeros días de septiembre.

Entre estas zonas a visitar por la ministra se encuentra la carretera N-400 a su paso por el barrio del Polígono, que quedó completamente anegada por el temporal, provocando la desconexión del barrio con la ciudad.

Durante su visita, Teresa Ribera ha avanzado que se encauzarán los arroyos. “Una intervención complicada” que tiene que realizarse pensando a futuro y con “rigor técnico” para evitar que ocurran situaciones similares.

“No tardaremos en aprobar la declaración de zona catastrófica”, ha avanzado la ministra, quien ha añadido que se están valorando los daños.

El arroyo de la Rosa, el de Azucaica, el de la Degollada son los arroyos que pasan por Toledo pero “hay que atajar el problema” que pueden plantear de cara a nuevas inundaciones o tormentas, ha explicado la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón.

 

 

En declaraciones a los medios tras visitar Azucaica, uno de los barrios toledanos más afectados por las últimas tormentas, Ribera ha apuntado que avanzan los trabajos a nivel de la Subdelegación del Gobierno en la provincia, pero esa valoración es todavía “prematura”, aunque el montante final será “cuantioso”.
Se están terminando los informes en relación con los arroyos. La declaración de zona catastrófica llega su tramitación, pero suele ser rápida”, ha afirmado.

Según ha avisado la responsable para la Transición Ecológica, este tipo de tormentas son cada vez más habituales, y el desbordamiento de arroyos asola asentamientos de viviendas donde antes no estaban acostumbrados.

Para la ministra, estos episodios “ponen de manifiesto que hay que pensar en qué hacer para que esto no ocurra”, y estudiar qué hacer para disminuir el cambio climático.

Tal y como ha apuntado, “hay muchos asentamientos, barrios e infraestructuras que están ocupando zonas inundables” que en algunos casos pueden paliar esta condición a través de barreras de protección; pero en otros casos la situación “requiere replantear otro tipo de actuaciones”.

Para conseguir soluciones, ha reclamado que se trabaje a través de todos los niveles de la administración, y ahora el Gobierno estatal es “consciente de la petición del Gobierno de Castilla-La Mancha con el respaldo de los grupos políticos para poder abordar la declaración específica de zona afectada por una emergencia y activar los mecanismos de forma rápida para mitigar el impacto y los daños patrimoniales”.

 

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, también se ha reunido con la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y con los alcaldes y alcaldesas de los municipios afectados por las precipitaciones que originó la DANA que se registró a primeros de septiembre.

En la reunión, que tiene lugar en el Palacio de Fuensalida, de Toledo, sede de la Presidencia de Castilla-La Mancha, García-Page y la también vicepresidenta tercera del Gobierno de España van a hablar sobre los efectos que tuvo en diversas partes de la comunidad autónoma la DANA (depresión atmosférica aislada en niveles altos), ha informado en una nota de prensa la Junta de Comunidades.

Al encuentro está prevista la asistencia de alcaldes y alcaldesas de los municipios más afectados por las lluvias que generó la DANA como los toledanos de Polán, Burguillos, Cobisa, Argés, Guadamur, Layos, Nambroca y Toledo capital.

Y también asistirán los consejeros de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, y de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, así como el subdelegado del Gobierno en Toledo, Carlos Angel Devia.

850 incidentes por la DANA

La DANA ocasionó graves desperfectos a su paso por Castilla-La Mancha, donde se registraron 850 incidentes en 153 municipios de la región, aunque la provincia más afectada fue la de Toledo, seguida de la provincia de Cuenca.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha requerido al Estado la declaración de zona gravemente afectada por una emergencia de protección civil, lo que se conoce popularmente como ‘zona catastrófica’, para los municipios afectados, así como la aprobación urgente de ayudas y subvenciones estatales para paliar los daños causados y atender las necesidades derivadas del temporal, ha recordado la Junta. EFE

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad