Toledo estrena su unidad canina especializada en la detección de veneno en el medio natural

Daniel Urda Banegas

El consejero de Desarrollo Sostenible del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Escudero, ha presentado oficialmente la nueva unidad canina especializada que se ubicará en la provincia de Toledo.

Esta unidad tendrá el cometido de entrenarse para la detección de venenos en el medio natural, un recurso que ya está operativo en la provincia de Albacete y que es el paso previo a la puesta en marcha de su homólogo en Ciudad Real.

En rueda de prensa, ha explicado que se trata de la segunda unidad canina con la que contribuir al objetivo de "hacer del medioambiente un lugar mejor".

Un nuevo servicio dentro de una unidad especializada "muy ligada al cuerpo de Agentes Medioambientales", con un total de once efectivos y siete perros con base central en Albacete.

Con una inversión de 60.000 euros se han puesto en marcha seis boxes "con condiciones y garantías para que los perros se encuentren en un espacio donde se puedan ejercitar".

Con esta segunda unidad, serán seis personas y dos perros labrador, que en un año ya estarán disponibles para poder actuar.

"Estamos orgullosos de esta unidad y de su trabajo diario, porque desempeñan una labor fundamental para detectar veneno", ha señalado Escudero.

Medio centenar de actuaciones en un año

Como balance de la actuación de la unidad, han sido casi medio centenar las acciones realizadas en los dos últimos años, con trabajos de prevención en zonas donde se realiza la suelta de linces ibéricos con carácter preventivo para estudiar el uso de venenos, repercutiendo incluso en la personación como acusación particular por el envenenamiento de tres aves rapaces en Talavera de la Reina.

El entrenamiento para los dos nuevos canes comienza ahora, con cuatro meses de vida, con las enseñanzas básicas, que arrancan por la socialización con el entrenador.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?