OPERACIÓN MALIYA FULAR

Desarticula una red china que explotaba a compatriotas en un chalé en Guadalajara y traficaba con marihuana

Hay nueve detenidos, seis hombres y tres mujeres, de nacionalidad china.

Operacion Maliya fular

Operacion Maliya fularCMM

Susana Palomo Gómez

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo dedicado al tráfico de drogas y explotación sexual de ciudadanas chinas. Los miembros de la organización realizaban envíos de marihuana a través de empresas de paquetería postal internacionales y los intercalaban con otros envíos convencionales, como medida de seguridad. 

La investigación se inició en febrero de 2022 cuando se produjo la incautación de 121 kilos de marihuana en la provincia de Valladolid. La droga se encontraba en el interior de varios paquetes de cinco y diez kilos que habían sido enviados desde varias localidades y franjas horarias, por distintas personas que utilizaban diferentes vehículos.

Posteriormente, en marzo de 2022 se interceptaron en Aranda de Duero (Burgos) más bultos con la sustancia estupefaciente que reunían las mismas características de los de Valladolid, por lo que los investigadores relacionaron ambos hechos. 

Los agentes comenzaron a identificar a los implicados, domicilios y naves empleadas, así como para descubrir posibles lugares de cultivo. Además, comprobaron las medidas de seguridad que los integrantes del grupo tomaban antes de acudir con los paquetes a empresas internacionales de paquetería postal y cómo intercalaban envíos de paquetes con sustancias estupefacientes con otros envíos convencionales.

Nuevas incautaciones de paquetes en diferentes provincias

A través de las numerosas vigilancias realizadas por el equipo investigador y del análisis de la información recibida, se interceptó en abril otro envío de 12 kilos de marihuana en la localidad burgalesa de Fuentespina (Burgos), además de a otro integrante y un nuevo vehículo. Igualmente, se localiza otro paquete en Valladolid de 4 kilos enviado por la misma persona que el de Burgos. Desde mayo hasta pocos días antes de llevarse a cabo las detenciones, se interceptaron nuevos envíos desde Benavente, Zamora, Aranda de Duero y Burgos, y se descubrió que el grupo criminal disponía de un chalet en Rivas Vaciamadrid, y varios pisos en el distrito madrileño de Usera.

Ciudadanas chinas en un chalet de Guadalajara

Además de dedicarse a traficar con drogas, los agentes averiguaron que el grupo criminal disponía de un chalet en Guadalajara, que era utilizado para la explotación sexual de ciudadanas chinas. Los investigadores pudieron comprobar que integrantes de la organización acudían frecuentemente al aeropuerto de Madrid-Barajas, recogían a ciudadanas chinas, y regresaban -tras adoptar múltiples medidas de seguridad- a la casa de Guadalajara, la cual se encontraba siempre con las persianas bajadas y permanentemente vigiladas.

Como resultado de esta operación se ha detenido a nueve personas, seis hombres y tres mujeres, de nacionalidad china y se han realizado 5 registros en Madrid y Guadalajara. Entre los inmuebles registrados se encuentran el chalet utilizado por el grupo criminal para llevar a cabo la explotación sexual de las mujeres y un domicilio del madrileño barrio de Usera, utilizado para almacenar grandes cantidades de dinero en metálico, obtenido del narcotráfico, antes de darles salida a otros países como Hungría. Asimismo, se ha intervenido un total de 213 kg de cogollos de marihuana empaquetada para su envío a Holanda y Bélgica, utilizando diferentes empresas de paquetería y enviando dichos paquetes desde diferentes provincias de España. 

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?