El Gobierno aplaza a junio el nuevo modelo de residencias tras el rechazo de varias comunidades

Varios ancianos en una de las salas de la Residencia de mayores de Carballo, a 19 de junio de 2021, en A Coruña, Galicia (España). La Xunta de Galicia ha decidido levantar las restricciones activadas en el último año y medio en residencias y centros de dí

Residencia de ancianos

Elena Labrado Calera

El ministerio de Derechos Sociales no ha conseguido sacar adelante hoy el acuerdo sobre el nuevo modelo de residencias y de atención a las personas con dependencia tras las críticas de varias comunidades autónomas y ha aplazado a junio la votación para seguir negociando el documento.

A la vista de las intervenciones en las que algunos gobiernos autonómicos pedían más tiempo para seguir debatiendo el documento, el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, ha decidido posponer la votación prevista, con el objetivo de alcanzar un acuerdo a lo largo del mes de junio.

Según fuentes autonómicas, comunidades gobernadas por el PP, como Madrid, Galicia, Andalucía y Murcia han expresado su oposición a la reforma de Belarra, pero también lo han hecho Cataluña y País Vasco, y dos de las gobernadas por los socialistas Extremadura y Castilla-La Mancha.

Tan solo han manifestado su apoyo el resto de las comunidades socialistas.

Precisamente, el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, ha afirmado este miércoles: “España puede y debe plantearse un nuevo modelo de residencias. Está bien un modelo ideal donde se triplique el coste de la plaza pero exigimos que lo que se quiera hacer se financie”. "Ya está bien que el Estado invite pero no pague", ha dicho.

El nuevo modelo de acreditación de centros y residencias reduce las plazas para hacerlos lugares más parecidos a los hogares y con un trato personalizado. También establece mayor número de trabajadores en función del número de residentes, así como las condiciones laborales y de titulación de los profesionales.

Las residencias que se construyan tras el acuerdo no podrán tener más de 75 plazas en zonas rurales o escasamente pobladas. Las ubicadas en localidades de densidad intermedia no podrán superar las 90 y las 120 plazas en las ciudades.

La financiación del nuevo modelo, a través de los 483 millones de euros del nivel acordado que el Estado entrega a las autonomías, también había suscitado dudas en varias comunidades.

Las fuentes de Derechos Sociales explican que el Gobierno está dispuesto a seguir negociando algunos aspectos fijados en el documento, que establece que los nuevos centros dispondrán de, al menos, el 65 % de las plazas públicas en habitaciones de uso individual.

Además prevé la creación de núcleos de convivencia dentro de los centros de 15 personas como máximo y aumenta la ratio en los centros residenciales, hasta 1 trabajador por cada 2 residentes.

Ante esta reunión, las patronales de residencias han expresado su malestar por las condiciones que fija la propuesta de Derechos Sociales y han reprochado que carezca de una memoria económica que justifique los cambios del modelo actual.

"Reduce de manera significativa plazas en las más de 5.200 residencias que actualmente hay en toda España", explican en un comunicado conjunto Aeste, Asade, Ceap y Fed.

Opinan que queda "confuso" el proceso de adecuación de los centros que debe hacerse antes de diciembre de 2029. "El principal perjudicado serán los propios usuarios y sus familias que se encontrarán sin la oferta necesaria, tanto en cantidad como en calidad, para recibir la atención que requieren y a unos precios en torno a un 50 % superiores a los actuales", sostienen.

EFE

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?