La Ley Trans, a examen: cinco voces debaten la legislación sobre el cambio de género

CMM Digital habla con catedráticos de derecho, activistas y abogados para analizar las propuestas para regular el cambio de género en el Registro y otros aspectos relacionados con las iniciativas de Leyes Trans. 

La propuesta de una futura ley que trate sobre los derechos de las personas trans está generando un fuerte debate ideológico y social: entre los partidos de Gobierno, entre los colectivos feministas e incluso entre colectivos trans y LGTBI…

En el epicentro de la polémica sobre cómo legislar sus derechos está la llamada autodeterminación de género, que reclaman los colectivos trans desde hace años y que recoge el borrador de un anteproyecto de ley elaborado por el Ministerio de Igualdad junto a entidades trans.

El borrador no ha sido aprobado en el Consejo de Ministros. Mientras, otros partidos políticos, junto a la Federación Plataforma Trans, han presentado en el Congreso una alternativa, la Proposición de Ley sobre el derecho a la libre determinación de la identidad sexual y expresión de género.

Francisco Javier Díaz Revorio, Catedrático de Derecho Constitucional: “La incertidumbre viene de la desaparición del concepto de sexo biológico “

Francisco Javier Díaz Revorio, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Castilla-La Mancha, cree que la nueva clasificación que entiende al género como una construcción social, apuntada por el borrador de Irene Montero o en la propuesta presentada en el Congreso, haría desaparecer la categoría mujer como una realidad para ser un posible género elegido.

  • “Esto la confronta con la ley actual de igualdad de género y acciones afirmativas y medidas de discriminación positiva”, afirma. Y, pese a que recuerda que las personas trans han estado sometidas a una discriminación estructural, cree que todos los principios constitucionales hay que ponderarlos y tener en cuenta otros derechos.
  • Además, “la norma no ofrece más seguridad jurídica que lo que cada persona libremente declara en un momento de su vida”. Con la desaparición del concepto de sexo biológico y del requisito de que esta situación de cambio de sexo se ha producido, “la propia norma ampararía el fraude de ley” porque “cuando una persona declare ser mujer por interés, aunque sea en casos excepcionales, se le ampara […] No hay ninguna salvaguarda en caso dudoso”. “Sin querer trivializar, es como si yo quisiera disfrutar de los beneficios o derechos que tiene la Tercera Edad o las personas con discapacidad sin que lo acredite”, dice.
  • “Además, el borrador crea un debate intenso entre la teoría Queer (que parte de que el género no es binario, puede cambiar y no tiene que ver con la biología) y el feminismo clásico (que “tiene como premisa que hay hombres y mujeres y que existe una discriminación social)”, apunta el experto en Derecho Constitucional.
  • Otro de los puntos polémicos tiene que ver con el deporte. “El borrador expresamente dice que cada uno competirá con la categoría que corresponda a su género -que cada uno decide y libremente declare”. Esto podría alterar el concepto de deporte femenino que hoy conocemos.

Charo Alises, abogada de la Federación LGTB: “Los requisitos que se piden en la ley registral de 2007 son patologizantes”

Charo Alises es miembro del equipo jurídico de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Trans y Bisexuales. Cree que una nueva ley trans es muy necesaria: “Los que dicen que alguien va a cambiar su mención de sexo registral por capricho demuestran un desconocimiento total de la realidad de las personas trans” que están, apunta, entre las primeras víctimas de delitos de odio, tienen un 85% de paro, tienen mayor riesgo de exclusión social, y los menores sufren el mayor número de suicidios por transfobia.

  • En cuanto a conseguir la autodeterminación de género, cree que es fundamental y es fácil de regular.  Y los actuales son discriminatorios: “Los requisitos que se piden en la ley registral de 2007 son patologizantes (pedirle a una persona un informe para reconocer quién es) frente a lo que dice la Organización Mundial de la Salud, que en 2018 ya apuntó a que la transexualidad no era una enfermedad”.
  • “Lo ideal sería que desapareciera en el Registro Civil la mención del género, como en el DNI se eliminó la profesión”,
  • Entiende que haya controversia en la ley, porque se parte “de una base equivocada; las personas trans no se sienten hombres o mujeres, sino que son hombres o mujeres”. En su opinión: “el sexo está en el cerebro, no en lo genitales” y, sin embargo, “a la persona se le asigna un sexo en base a ellos”. “Si esto no se entiende, puede dar pie a toda una serie de argumentos en contra de la ley”.
  • Alises no entiende que “algunas mujeres feministas argumenten que un hombre va a querer por capricho hacerse mujer para tener no se qué ventajas, porque si alguien cree que pasar a ser mujer le da una posición de ventaja, la lucha feminista no haría falta”.

Pablo de Lora, profesor de Filosofía del Derecho: “la nueva ley podría ser utilizada por oportunistas”

Para Pablo de Lora, profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Complutense, “si el objetivo es facilitar la vida a un grupo de personas que tienen un problema de incoherencia […] Podrían aligerarse los requisitos, aunque yo creo que ya son bastantes ligeros”, dice, para añadir: “Pero me da la sensación que con el borrador no se quiere hacer sólo eso […] Es más propaganda que otra cosa”.

  • “Con este borrador la consideración de mujer está completamente bajo la voluntad de las personas”, alega.
  • “Mediante el expediente de la autoidentidad de género, se promueve una disrupción institucional y social que tiene muchísimo más alcance”. De Lora apunta en este sentido a las diferencias entre entidades trans: unas son partidarias de esa eliminación o borrado del sexo biológico con reflejo institucional mientras que otras piden atender las demandas de este colectivo en cuanto a recursos y acompañamiento en los procesos de cambio de sexo. Si hablamos de esto último, el borrador es inadecuado y torpe“.
  • “Si lo que late en el fondo de este borrador es una reivindicación en pro de la igualdad […] mi propuesta es económica y definitiva, y es que no haya mención del sexo en el Registro Civil. Así eliminaríamos, dice, el problema de que un pediatra nos asigna un sexo equivocado al nacer. “Esto supondría un órdago para los que van de farol, porque seria imposible, si yo no tengo constancia oficial del sexo de los individuos, segregar a la hora de dar puntos en un concurso público por liderazgo femenino, por ejemplo, o incrementar el castigo en los delitos de malos tratos”.
  • De Lora se pregunta qué pasaría si se permite a un individuo como él ser mujer y adquirir los beneficios o derechos inherentes a este sexo: “los hombres tendríamos mucho que ganar y poco que perder”. En Argentina, pionero en la autoidentificación de género, fue muy sonado, apunta, el caso de Sergia (Sergio Lazarovich), un hombre que modificó su mención de sexo en el registro para poder jubilarse a los 60 años, un derecho que en ese país sólo tienen las mujeres porque los hombres deben hacerlo a partir de los 65.

Uge SanGil, activista derechos LGTB: “Vamos atrasados respecto a las normas internacionales”

Para Uge SanGil, presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales. “estamos hablando de derechos humanos fundamentales, de la igualdad. Nosotros no somos ciudadanos de segunda categoría. A ninguna persona cisgénero (individuos cuya identidad de género coincide con su fenotipo sexual, a diferencia de los transgénero) se le obliga a certificar que lo es.  Se trata de resolver un error”.

  • Charo asegura que “las identidades pueden variar pero no como un capricho” sino  “conforme unos roles que se van construyendo”. “Cuando naces alguien dice cómo eres y tú tienes que mover en esos parámetros pero si tu cuerpo, vida, mente se revela ante eso, ¿qué haces?, ¿vivir en una mentira?”, se pregunta.
  • “No tenemos protección a nivel laboral, necesitamos protocolos en los colegios e institutos… Además vamos atrasados respecto a las normas internacionales, que dicen que nuestra situación se debe regular. Nosotras seguimos con una ley que nos trata como enfermas cuando la propia Organización Mundial de la Salud ya nos ha despatologizado”.
  • “Es una incongruencia total que muchas leyes autonómicas vayan más adelantadas que la estatal“, añade.
  • “La autodeterminación de género no es un problema. Miremos hacia otros países como Argentina, donde hace nueve años aprobaron la ley más avanzada en identidad de género y no ha ocurrido nada. Las trans no han borrado a las otras mujeres. Somos el 1% de la población, ¿a quién vamos a borrar?“, se pregunta SanGil.

Laura Freixas, escritora feminista: “Sería el único caso en toda la legislación en que un sentimiento da lugar a derechos”

Para Laura Freixas, escritora feminista, “las feministas estamos completamente en contra de esto porque eso significa sacralizar los estereotipos de género, creer que hay un cerebro rosa o azul, que a veces se equivoca de cuerpo”.

  • “Una de las confusiones de esta ley es que confunde el sexo biológico con lo que llaman género o identidad de género, que es una vivencia interna, individual y autopercibida que es imposible de definir”.
  • “Sería el único caso en toda la legislación en que un sentimiento da lugar a derechos, contrariamente a casos como la discapacidad que tiene que ser constatada y declarada por un tribunal”.
  • “Esto es la punta de lanza de una operación ideológica que aspira a volver a los viejos estereotipos como que los niños juegan a comanches y las niñas a princesas “.
  • “Desde el punto de vista deportivo, por ejemplo, sería totalmente injusto que un hombre que se auto declarara mujer, sin exámenes ni otros requisitos, compitiera contra mujeres”.
  • En definitiva, para Freixas: “esta ley desmontaría todas las políticas públicas para la igualdad entre sexos porque desmonta el concepto de sexo biológico por lo que uno siente”.
  • “Cada persona tiene derecho a sentirse como quiera, pero eso no le da derechos objetivos en detrimento de otros”.

Más información:

 

© Castilla-La Mancha Media 2021

Aviso legal - Política de Cookies - Política de Privacidad