Madrid contabiliza 30 casos confirmados de viruela del mono y 45 sospechosos

Alba Córdoba de la Cruz

Madrid ha contabilizado hasta el momento 30 casos confirmados de infectados por viruela del mono y 45 sospechosos, y continúa trabajando en encontrar los primeros pacientes para cortar las cadenas de transmisión.

El consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero ha afirmado hoy que el laboratorio que confirma los casos ha corroborado hasta el momento la positividad de 30 pacientes (y no 39 como se informó el pasado sábado) y el número de sospechas aumenta a 45.

No obstante, el consejero ha recalcado que si bien al principio prácticamente todas las sospechas acababan resultado positivas, ahora, al estar en alerta toda la red asistencial, en cuanto hay indicios se realizan las pruebas y eso podría hacer que no todas las muestras analizadas vayan a ser casos confirmados de viruela.

Ruiz Escudero ha afirmado que en este momento es "fundamental" el trabajo de vigilancia epidemiológica de la Dirección General de Salud Pública para "encontrar la trazabilidad de los casos y cortar cadenas de transmisión", porque aunque sea un trabajo "silencioso" es "vital" para tener una idea exacta de cuál es la situación.

Ha insistido, en todo caso, en que aunque hay preocupación epidemiológica no hay tanta preocupación social, ya que se trata de un virus distinto al covid-19, con una vía de transmisión muy diferente.

Respecto a si hay un nexo de unión entre el foco de la sauna madrileña de la que surgieron los casos con la fiesta que tuvo lugar hace unos días en Canarias, el consejero ha subrayado que se sigue estudiando esta posibilidad.

"Hay que valorar la movilidad de los contactos; a veces no es fácil establecer el itinerario que han seguido, pero es fundamental", ha reiterado.

Preguntado sobre el alto número de casos confirmados en España comparado con otros países de Europa, el consejero ha asegurado que la clave es cómo se movió el "paciente cero", porque si se desplazó a Madrid es lógico que haya más casos, y "si hubiese ido a Londres", sería esta ciudad la que presentase más positivos.

No obstante, ha incidido en que los servicios de salud pública actuaron "con absoluta celeridad", ya que cuando el pasado 17 de mayo el Ministerio de Sanidad dio la alerta sanitaria a nivel mundial, "en las primeras 24 horas ya se habían detectado 8 contagios y 11 sospechas".

"Hay que seguir trabajando", ha reiterado Ruiz Escudero, que ha insistido en que pese a la preocupación epidemiológica sí hay "cierta tranquilidad" dado el perfil de pacientes afectados, las vías de contagio o el número de casos confirmados. EFE

Viruela del mono en España

Madrid es la comunidad que más casos ha detectado (30 ratificados de viruela del mono con PCR de laboratorio y otros 39 sospechosos), y el rastreo de los contagios apunta a la sauna clausurada.

Cinco nuevas comunidades han detectado en las últimas horas casos sospechosos de la viruela del mono, con lo que ya son siete las autonomías que investigan contagios de esta enfermedad, de la que previsiblemente se irán confirmando nuevas infecciones, según han advertido las autoridades sanitarias.

Los departamentos de salud del País Vasco, Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Galicia han confirmado durante este viernes que investigan sus primeros casos sospechosos, que deben ser confirmados por el Centro Nacional de Microbiología en Majadahonda (Madrid).

Estos casos sospechosos se unen al primero que se detectó en Canarias y al brote de Madrid, el mayor hasta el momento.

Protocolo para infectados

El Ministerio de Sanidad y las comunidades han acordado el protocolo a seguir para los contagiados con el virus de la viruela del mono, que prevén el uso de la mascarilla, aislamiento para los infectados y que sus contactos reduzcan al máximo las interacciones sociales, mientras aumentan los casos sospechosos, la mayoría en la Comunidad de Madrid.

Los técnicos de la ponencia de alertas del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud han establecido las medidas de control para contener e intentar cortar la transmisión del virus, que genera una enfermedad por el momento leve, pero ante la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y organismos europeos instan a no bajar la guardia para su seguimiento y vigilancia.

Los que no requieran hospitalización deberán estar "en una habitación o área separada de otros convivientes" hasta que desaparezcan las lesiones y aconseja el uso de mascarilla quirúrgica, especialmente aquellos con síntomas respiratorios.

También se pide a infectados y convivientes que no tengan contacto con animales silvestres o domésticos.

Los casos positivos no deben abandonar el domicilio "excepto cuando necesiten atención médica de seguimiento", deberán usar mascarilla y evitar el transporte público. Los convivientes, por su parte, evitarán el contacto con los casos y las visitas.

En cuanto a los pacientes hospitalizados, el protocolo establece que serán ingresados, a ser posible en una habitación individual con baño, y deberán mantener el aislamiento hasta que desaparezcan las lesiones.

Los sanitarios usarán Equipos de Protección Individual (EPI) adecuados y mascarilla FFP2, pero cuando hagan procedimientos que generen aerosoles o cualquier otro sobre la vía aérea, deberán ponerse la FFP3, protección ocular y guantes y batas impermeables de manga larga.

EFE

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?