Los sindicatos CC. OO. y UGT anuncian "el primer" calendario de movilizaciones

Susana Palomo Gómez

Los secretarios generales de CC. OO.  y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, han acordado el primer calendario de movilizaciones para los próximos meses. Con ello, quieren exigir el incremento de los sueldos en los convenios colectivos y la negociación de un acuerdo salarial general.

Comenzarán el 7 de octubre con una concentración en las sedes de las organizaciones empresariales. Continuarán en la semana del 14 al 28 de octubre con asambleas informativas, especialmente en las que no hayan firmado su convenio colectivo. Y terminarán el día 3 de noviembre con una "gran manifestación en Madrid".

Movilizaciones que "no hacemos porque queramos sino por caos y por la intransigencia de una patronal que solo piensa en ganar cada día un poco más y que no ha dado explicación al país por la que no están negociando los convenios", ha asegurado Álvarez.

Los sindicatos consideran necesario la subida de los salarios ante la inflación y porque "además las familias tendrán más dinero y consuman y así ayuden al mantenimiento del empleo y nuevo empleo".

Llaman a todas las organizaciones del sindicato a movilizar a aquellos sectores más difíciles y así puedan conseguir que "la patronal vuelva a la mesa de la negociación".

"Nos estamos encontrando con una negativa radical de las patronales en conseguir un acuerdo eficaz para los convenios colectivos", ha afirmado Sordo.

"Veníamos advirtiendo que la dinámica de incrementar precios al consumo para mantener beneficios y no subir los salarios solo podía llevara aumentar la conflictividad laboral", ha añadido.

"Las posiciones en las mesas de negociación se han ido moviendo y las reivindicaciones de los sindicatos son asumibles", ha explicado Sordo.

"El problema es que en los sectores más precarizados esas propuestas empresariales están siendo tacañas y cicateras".

Para el secretario general de CC. OO., las consecuencias de ese bloqueo - de CEOE- que permiten subir salarios y cláusulas salariales de revisión van a tener consecuencias. Vaticina que de no hacerse la primera consecuencia será una intensa devaluación salarial. Segundo, el incremento de las desigualdades y tercero, "porque puede afectar al país porque la devaluación complicaría la recuperación económica de España".

Emplazan a las organizaciones empresariales sentarse a negociar. "Nos hemos hartado y toca dar un salto a la movilización para desatascar la negociación colectiva y subir los salarios ante la inflación", ha concluido.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?