Elecciones presidenciales en Francia: Macron y Le Pen pasarán a la segunda vuelta

Alba Córdoba de la Cruz

El actual jefe del Estado francés , Emmanuel Macron, aventaja con el 27,60 % en poco más de cuatro puntos porcentuales a la líder ultraderechista Marine Le Pen en la primera vuelta de las presidenciales en la que obtuvo el 23,41 %, con el 97 % del voto escrutado, y ambos se disputarán el Elíseo en la segunda vuelta el próximo 24 de abril como ya sucedió hace cinco años.

De acuerdo con esos resultados todavía parciales de la votación del domingo publicados este lunes por el Ministerio del Interior, y que por tanto pueden variar algo, Macron sube con respecto a la primera vuelta de los comicios de 2017, en la que consiguió un 24,01 % y también avanza Le Pen, que había logrado hace cinco años el 21,30 %.

El líder de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, de la Francia Insumisa, se queda ahora una vez más fuera de ese duelo en tercera posición con el 21,95 % de los sufragios, con una progresión significativa respecto al 19,58 % de 2017, cuando había sido cuarto por detrás del candidato conservador François Fillon de Los Republicanos (LR) que reunió un 20,01 %.

Muy lejos por detrás está el ultraderechista Éric Zemmour, con un 7,05 %, la pretendiente de LR, Valérie Pécresse, con un 4,79 %, el ecologista Yannick Jadot con un 4,58 %, el diputado Jean Lassalle, defensor de intereses del mundo rural, con un 3,16 %, y el comunista Fabien Roussel, con un 2,31 %.

Los resultados marcan una ligera mejoría de Macron con respecto a los últimos sondeos, que también indican que el actual presidente volvería a imponerse en la segunda vuelta, que tendrá lugar el próximo día 24, pero con una ventaja inferior a la de 2017, cuando casi dobló en votos a Le Pen.

La socialista Anne Hidalgo obtiene los peores resultados de la historia de su partido con mucha diferencia con solo el 1,74 % de los votos y termina en antepenúltima posición de los 12 políticos que concurrían por el Elíseo. En 2017, el candidato de su partido, Benoît Hamon, ya había obtenido el marcador más bajo de la formación hasta entonces con el 6,36 %.

Pese al avance de Macron respecto a lo que ocurrió hace cinco años, su pulso con Le Pen de cara al próximo 24 de abril se anuncia mucho más ajustado que en 2017, cuando en la segunda vuelta arrasó con el 66,10 % de los votos, casi el doble que la líder ultraderechista, que tuvo que contentarse con el 33,90 %.

Los institutos demoscópicos en los sondeos realizados durante la jornada electoral del domingo señalan que si esa segunda vuelta se hubiera celebrado ayer mismo, el actual presidente habría ganado pero con un margen mucho más ajustado. En concreto, habría logrado entre el 51 % y el 54 % de los votos, frente al 46 %-49 % de Le Pen. .

La abstención, clave en estas elecciones

Los colegios electorales abrieron esta mañana en la Francia metropolitana para la primera vuelta de las elecciones presidenciales, con Emmanuel Macron y Marine Le Pen muy próximos en los sondeos. Están convocados en todo el país 48,8 millones de ciudadanos, que pueden elegir entre doce candidatos.

Los votantes pueden depositar las papeletas en las urnas entre las 8.00 hora local y las 19.00 en la mayor parte de Francia y hasta las 20.00 en las grandes ciudades.

Los últimos sondeos de intención de voto coincidían en que el presidente Emmanuel Macron, y la candidata ultraderechista Marine Le Pen serán los dos más votados y pasarán a las segunda vuelta del 24 de abril.

En los últimos días Le Pen ha erosionado progresivamente la ventaja que le llevaba Macron y las últimas encuestas, divulgadas el viernes, dan al presidente una ventaja de entre dos y tres puntos tanto en la primera como en la segunda vuelta. Hace cinco años ya fueron los dos los que protagonizaron el último duelo, y Macron se alzó ganador con un 66,10 % de los votos, mientras que la segunda terminó con un 33,90 %.

En la práctica, los primeros electores franceses que acudieron ayer a las urnas, fueron los de Saint Pierre et Miquelon, un archipiélago en el Atlántico norte frente a Terranova con 10.000 habitantes. Luego les tocó el turno a los de las Antillas, la Guayana y la Polinesia. Los franceses inscritos en los registros de los consulados extranjeros (son unos 1,8 millones) pueden acudir a votar allí o a las embajadas.

Una de las claves de esta jornada podría estar en el nivel de abstención, que durante la última parte de la campaña se auguraba muy elevada, una tendencia que parece confirmarse en la Polinesia Francesa, donde tras cuatro horas de votación la participación era únicamente del 12,34 %, frente al 22,24 % a la misma hora en los comicios de 2017.

En Francia está prohibida la publicación de cualquier resultado, parcial o definitivo, hasta el cierre de los últimos colegios a las 20.00 hora local (18.00 GMT) y es entonces cuando los medios divulgarán las primeras estimaciones basadas en sondeos a pie de urna.

De acuerdo con el protocolo sanitario establecido para estos comicios, no es obligatorio llevar mascarilla ni mantener las distancias que se exigían en lo más crudo de la crisis de la covid, aunque el Gobierno lo recomienda para algunas personas en situación de vulnerabilidad y sobre todo en caso de estar contagiado.

Tres claves principales de estas elecciones

Para el catedrático Príncipe de Asturias de la Universidad de Georgetown, Juan Luis Manfredi, en estas elecciones hay tres puntos clave:

  1. El liderazgo de Emmanuel Macron: quiere ser el primer presidente reelecto y convertirse en líder de la comunidad europea después de la salida de Merkel. Macron aspira a liderar el proyecto europeo.
  2. El auge de Marine Le Pen: por primera vez tiene una oportunidad real de competir con la presidencia francesa. Está solo a tres puntos de Macron y esto le da una posibilidad cercana y real.
  3. La desafección: los problemas de multitud de partidos para encontrar un candidato, un proyecto o algo que aportar a la sociedad francesa. Destaca sobretodo el 2 % del Partido Socialista, que no ha sido capaz de rejuvenecer y de encontrar un proyecto político que interese a la sociedad francesa.

La participación a media tarde es la más baja desde 2002 (65 %)

La participación en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas alcanzó un 65 % a las 17.00 horas (15:00 GMT), el índice más bajo desde 2002, según los últimos datos del Ministerio del Interior.

En las últimas elecciones, en 2017, a esta misma hora había votado el 69,42 %. La cifra alcanzó el 70,59 % en 2012 y el 73,87 % en 2007.

El récord de baja participación en una primera vuelta en la Quinta República es el 58,45 % de 2002, en la que el candidato del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen, logró un sorprendente segundo puesto que la permitió alcanzar la segunda vuelta.

La posibilidad de una alta abstención en la votación de hoy, incluso a nivel récord, entre los 48,8 millones de ciudadanos llamados a las urnas, es una de las claves de esta jornada, según coincidían los sondeos de intención de voto. A mediodía (10:00 GMT), la participación también era del 25,48 %, la cifra más baja desde 2002.

Los centros de votación permanecerán abiertos hasta las 18:00 horas (16:00 GMT) en los pequeños núcleos de población y las 20.00 (18:00 GMT) en las grandes ciudades.

A partir del cierre se podrán difundir sondeos a pie de urna, que normalmente indican con precisión el resultado de la primera vuelta.

El actual presidente de la República, el centrista Enmanuel Macron, y la ultraderechista Marine Le Pen son los favoritos, según los sondeos, para superar hoy la primera vuelta y disputarse la jefatura del Estado en la segunda.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?