La Biblioteca de Castilla-La Mancha cumple 24 años en el Alcázar de Toledo

Alba Córdoba de la Cruz

Un 16 de octubre de 1998 abría sus puertas la Biblioteca regional de Castilla-La Mancha, la biblioteca del Alcázar de Toledo. Fue todo un hito, porque se necesitó mas de una década de negociaciones entre el Gobierno central y el autonómico para poder utilizar este espacio.

24 años después, mas de 40.000 personas tienen el carné de usuario de esta Biblioteca, un referente en toda la región, tanto por sus colecciones únicas como por sus enormes fondos bibliográficos.

"El 16 de octubre de 1998 va a quedar como un día memorable", dijo José Bono el día de la inauguración de la Biblioteca de Castilla-La Mancha en el Alcázar de Toledo. El que "fuera bastión de la resistencia nacional" en la Guerra Civil, recuperaba parte de sus orígenes y se convertía en templo del estudio, la lectura y la investigación.

El Alcázar ya fue biblioteca, por primera vez, a finales del siglo XVIII, gracias al cardenal Lorenzana que abrió al publico los fondos de la Biblioteca Arzobispal. En ese origen esta una de sus mayores riquezas, la colección Borbón-Lorenzana, con más de 1.000 manuscritos, 400 incunables y unos 100.000 libros impresos desde el siglo XVI.

En el ir y venir de lectores, estudiantes y estudiosos, la Biblioteca ha tenido varios directores. Entre los más queridos, el ya fallecido Juan Sánchez, que siempre defendió frente a todo la figura del bibliotecario.

Desde que el ultimo piso del Alcázar se convirtió en Biblioteca, todos los lectores disfrutan de un privilegio mas allá de los libros, ya que desde ese espacio se tiene una vista panorámica de 360 grados de la ciudad de Toledo.

Con mas de 400.000 ejemplares, 11 documentos sonoros, 15.000 audiovisuales, las leyendas de fantasmas militares que se pasean por sus pasillos y unas vistas que hacen que esta Biblioteca tenga todos los ingredientes para seguir haciendo historia.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?