Castilla-La Mancha cerró junio con un crecimiento del 2,4 % y más déficit

Elena Garcia Fermosel

Castilla- La Mancha continúa creciendo, pero de manera más lenta, según el termómetro económico de la Fundación Eurocaja Rural. El paro se redujo en el segundo trimestre de este año, pero la tasa de desempleo continúa siendo alta. Y mientras las exportaciones se recuperan, el déficit público se incrementó en un 13 por ciento con respecto al mismo trimestre de 2017.

En el segundo trimestre de este año el Producto Interior Bruto de la región continuó creciendo, pero de forma más moderada que en el primero. Un 2,4 por ciento con respecto al mismo periodo de 2018.

Unos valores que corrigieron la ligera caída en las ventas en el exterior de los tres primeros meses del año y que sitúan en casi un 10 por ciento más lo facturado en el extranjero en el segundo trimestre.

Si el crecimiento aumenta ligeramente y los sectores estratégicos continúan tirando de la economía de Castilla La Mancha, el paro, que bajó en 1,6 puntos, pero mantiene una tasa superior al 19 por ciento, podría verse reducido de manera importante en 2019.

Para remar a favor del empleo será necesario fijarse también en sectores estratégicos como las energías renovables. Como también lo es la necesidad de reducir el déficit, que se sitúa ya en un 13 por ciento.

Castilla-La Mancha cerró el segundo trimestre con un crecimiento del 2,4 % en tasa interanual, dos décimas menos que el mismo periodo de año anterior y también inferior a la media nacional, y con un déficit público de 448 millones de euros, equivalente al 1,07 % del PIB, cifra ligeramente superior a la del año pasado y la segunda más alta de las comunidades autónomas.

A eso se suma que los precios han subido en Castilla-La Mancha "algo más" que el resto de España, con una inflación regional del 2,6 % frente a un 2,3 % de media nacional.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?