Las condiciones meteorológicas adversas complican la extinción del incendio de Yeste

Susana Palomo Gómez

La extinción del incendio se complica debido a las  condiciones meteorológicas adversas que han obligado a  trasladar hacia el este la línea de defensa del fuego. La decisión se ha tomado para garantizar la seguridad del operativo de extinción que trabaja en la zona y trata de perimetrarlo, según ha señalado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo.

Es el tercer día de labores de extinción del fuego, declarado el pasado jueves y que podría haber sido intencionado, y la línea de control se ha desplazado a la zona Este, a la pedanía de Los Collados. En las últimas horas la baja humedad relativa y las altas temperaturas han rebajado el optimismo antes de la pasada noche cuando se esperaba perimetrar totalmente el incendio de Yeste que lo está en el 67% de su superficie. Sin embargo, desde las ocho de la tarde del sábado el fuego quemado 100 hectáreas más. Son ya 1500 las quemadas desde que se originó, 700 de ellas en el Parque Natural de los Calares del Mundo y de la Sima.

Este domingo es crucial para la extinción del fuego como ha asegurado Arroyo porque las temperaturas y las rachas del viento van a ser mayores este lunes.

La estabilización y posteriormente extinción del incendio de Yeste está siendo muy complicada también por el terreno  escarpado y en pendiente.

Cuando se cumplen 72 horas del incendio de Yeste, los vecinos de 6 de las 10 pedanías desalojadas han podido regresar a sus casas sólo para recoger enseres y alimentar a los animales.

Por otra parte, ha avanzado que el Gobierno de Castilla-La Mancha se personará en la causa que se abra si de determina que el incendio ha sido intencionado.

En el incendio que ha afectado a unas 1.400 hectáreas de terreno, trabaja en estos momentos un operativo de extinción integrado por 62 medios, 15 de ellos aéreos, y 333 personas.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?