CAMPO

La cosecha de aceite de oliva será de 85.000 toneladas, según Agricultura

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha previsto que la cosecha de aceite de oliva para este año será "relativamente corta", pero con un producto "excelente".

Una vez termina la recogida de la aceituna, el olivo tiene una serie de necesidades que hay que cubrir. Principalmente en aspectos como la sanidad y la nutrición del árbol. Nuestro experto nos da las claves para que la producción no se resienta de cara a la siguiente cosecha.

Campo de olivasarchivo

Noticias CMM

La cosecha de aceite de oliva para este año en Castilla-La Mancha será "relativamente corta", situándose en 85.000 toneladas, una cifra inferior respecto a años anteriores pero que presentará un producto "excelente".

Así lo ha adelantado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo. Ha destacado que la región, la segunda comunidad autónoma en elaboración de aceite de oliva, solo por detrás de Andalucía, "sigue creciendo en producción" de aceite de oliva cada año: "Cada vez la vamos aumentando, y eso significa que el sector es competitivo y que detrás hay una economía muy importante".

Sobre la previsión de cosecha para este año, el consejero ha señalado que se va a situar en 85.000 toneladas, que es prácticamente la mitad que contabilizó la región en sus años récord y unas 40.000 toneladas inferior a la media de los últimos años, ha cifrado.

Sin embargo, el titular de Agricultura ha asegurado que la calidad de la producción será "excelente", una calificación con la que ha coincidido el presidente del Consejo Regulador de la D.O.P. 'Montes de Toledo', Gregorio Gómez.

Apostar por 'Campo y Alma'

Castilla-La Mancha cuenta con cerca de 83.000 olivicultores que cultivan unas 450.000 hectáreas de olivo, además de tener más de 250 almazaras.

Por otro lado, Martínez Arroyo ha trasladado un mensaje a los consumidores para que "apuesten por las figuras de calidad y confíen en Campo y Alma", la marca del Gobierno regional que identifica los alimentos por su excelencia.

De esta manera, ha subrayado, los consumidores tienen seguridad "absoluta" sobre la calidad del producto que van a consumir, sobre la vinculación al origen y sobre la forma de elaboración.

El responsable de Agricultura ha recalcado que, además de una enorme calidad, los alimentos de Castilla-La Mancha también se caracterizan por su diferenciación.

Como ejemplo, dice, la variedad Cornicabra de aceituna, con la que se elabora el aceite de oliva virgen extra de la Denominación de Origen Protegida Montes de Toledo, "cuyo aroma, sabor y características organolépticas le permiten diferenciarse de otros aceites de oliva".

EFE

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?