Numerosos destrozos en Santa María del Campo Rus por las tormentas

Susana Palomo Gómez

Las lluvias y tormentas de agua y granizo y los fuertes vientos que tuvieron lugar este jueves por la noche ocasionaron numerosos destrozos en la localidad de Santa María del Campo Rus, en la provincia de Cuenca, originando daños en naves y cubiertas de la localidad, así como en el cementerio municipal y en los viñedos del entorno.

El alcalde de Santa María del Campo Rus, Miguel Ángel Esteban, en declaraciones a Europa Press, ha indicado que este jueves por la tarde noche, a partir de las 21.15 horas, con motivo del temporal, hubo "un montón de desperfectos".

De esta forma, ha narrado que las fuertes rachas de viento, junto al agua y el granizo que cayeron sobre la localidad, "se han llevado cubiertas enteras, han tirado muchos árboles, en el cementerio ha habido lapidas que se han caído encima los árboles, además de haber muchas persianas abolladas en la localidad".

Respecto al campo, Esteban ha asegurado que ha habido naves agrícolas que el viento casi "las ha derrumbado completamente", y luego cubiertas donde se ha llevado las tejas.

En materia agrícola, el primer edil del municipio manchego ha destacado que el problema ha sido el granizo, "que ha dañado y destrozado viñedos de la zona", aunque no puede especificar cuantas hectáreas ya que están evaluando daños ya que a mitad de la tarde de este viernes ha vuelto a caer otra tromba de agua.

Además, esto ha provocado que haya muchos árboles que se han quedado a punto de caer, lo que ha provocado la actuación de los bomberos para poder retirarlos y que no ocasionen más daños de los que ya se han registrado.

Al mismo tiempo, en la localidad han intervenido efectivos de la Guardia Civil, las compañías de teléfono y eléctricas, ya que ambos suministros se han caido, así como los bomberos.

Horas complicadas en el resto de la región, en nivel amarillo

Son muchos los municipios que han registrado incidencias por las fuertes tormentas.

Ademas del agua,  el viento también ha sido protagonista y ha provocado la caída de arboles y ramas.  En un instituto del polígono de  Toledo, la caída de un árbol se ha llevado por delante la valla que rodea el centro. Los bomberos de la capital no daban a basto y han tenido que acudir a numerosos llamadas.

Las calles han pasado a ser auténticos ríos en Puertollano, en Ciudad Real y en  Alcázar de San Juan donde las rachas de viento han causado graves destrozos. Los daños materiales en este refugio de animales son innumerables.

En varias poblaciones de la comarca de La Mancha conquense, las tormentas empezaron ya anoche, y hoy ha sido día de evaluar los importantes destrozos entre otros municipios en Santa María del Campo Rus.

Los vecinos describen lo que ocurrió como un tornado, pero con granizo y con agua. Hay tejados de naves que han llegado a volar 200 metros. Los daños en el campo son también cuantiosos.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?