La UCLM pone en marcha su primera bodega experimental

Alba Córdoba de la Cruz

La Universidad de Castilla-La Mancha ha comenzado el proceso de elaboración de su primer vino blanco en su propia bodega experimental, donde a partir de ahora desarrollará labores docentes para que los alumnos puedan conocer todo el proceso enológico y donde iniciará líneas de investigación entorno al vino.

La bodega se convertirá a partir de ahora en un lugar importante de la UCLM para que el profesorado pueda desarrollar su docencia e investigación, y los alumnos del Grado en Enología, especialmente, pero también del Grado en Ingeniería Agrícola y Agroalimentaria y del Máster en Ingeniería Agronómica, puedan completar su formación práctica.

Los alumnos de #Enología comienzan las prácticas en la #bodega #experimental. Lo primero la mesa de selección #vino #uva @deiagronomos pic.twitter.com/FUmJdukOGO

El profesor del Grado en Enología y responsable técnico de la bodega, Pablo Antonio Morales Rodríguez, ha explicado que la bodega dispone de 415 metros cuadrados construidos distribuidos en tres niveles: en la parte alta se ha ubicado un laboratorio; en la baja, una sala de usos múltiples; y en la planta intermedia la bodega propiamente dicha, de 310 metros cuadrados.

La bodega tiene un comportamiento lineal en la evolución del proceso de transformación de la uva en vino y cuenta con un equipamiento avanzado de última generación destinado a la investigación, innovación y formación, pero en dimensiones reducidas en cuanto a capacidad de la industria enológica se refiere, lo que refleja su voluntad experimental.

En su conjunto, la bodega tendrá una capacidad de recepción anual de 3.000 kilos de uva (2.000 de uva blanca y 1.000 de uva tinta) y en sus 24 depósitos se podrán almacenar 3.600 litros de vino blanco y 3.800 de tinto. Todos los materiales que incluye la bodega son de alta calidad, para así permitir la elaboración de vinos respetando la normativa sanitaria existente al respecto.

El objetivo de esta actividad es que los alumnos conozcan y participen en los procesos de elaboración del vino y que conozcan la forma de poder elaborar los vinos procedentes de las distintas variedades de uva.

La bodega, ha comentado el profesor Morales, "no está solo destinada a los estudiantes, que sería un trabajo de prácticas, sino también a la investigación".

Nuevas líneas de investigación

Por su parte, la también profesora del Grado en Enología Mónica Fernández González ha comentado que el reto que tiene por delante la UCLM con la puesta en marcha de esta bodega pasa por abrir nuevas líneas de investigación.

En este sentido, ha comentado que muchos de los trabajos de fin de grado podrán ahondar en el futuro en distintos aspectos relacionados con la producción de vino. Así, ha señalado que en su campo, el de la levaduras químicas, ofrecerá la posibilidad de realizar una mejor selección de las levaduras que se utilizan en el proceso de producción de vinos.

Otros proyectos de investigación que pueden surgir a raíz de contar con esta bodega puede ser el estudiar distintos procesos de vinificación con distintas variedades o si se pueden mejorar alguno de los ya conocidos.

Encontrar alternativas al empleo de dióxido de azufre, al sulfuroso, que se ha demostrado que en algunas personas es alergénico, puede ser otra línea de trabajo.

"La tendencia actual es tratar de disminuir esas dosis y encontrar esos procedimientos u otras alternativas pueden ser líneas de investigación que desarrollen nuestros profesores o nuestros alumnos", ha señalado.

EFE

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?