España mantiene la venta de armas a Arabia Saudí

Redacción CMM

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha condenado hoy el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, pero ha considerado que eso "no puede ni debe impedir" que actúe "con responsabilidad" en la defensa de los intereses nacionales y, en consecuencia, España mantenga la venta de armas a Arabia Saudí.

Sánchez ha condenado "sin paliativos" el "terrible" asesinato de Jamal Khashoggi, ante el que ha mostrado su "rechazo, consternación y repulsa", y ha considerado que debe investigarse y caer "todo el peso de la ley" sobre sus responsables.

Pero ha justificado seguir vendiendo armas a Arabia Saudí en la defensa de los intereses de España y del trabajo en sectores estratégicos como los astilleros. "Si me piden dónde tengo que estar hoy y aquí es en la defensa de los intereses de España, del trabajo de sectores estratégicos, muchos de ellos situados en zonas muy afectadas por el drama del desempleo. Ahí estará mi Gobierno y estaré yo", se ha comprometido, antes de pedir a todos "altura de miras" para compartir esa visión.

Sí ha avanzado que prepara una propuesta "pionera" que situará a su Gobierno "a la cabeza de los controles de verificación y transparencia" en la venta de armas.

Desde Navantia

El secretario del comité de empresa de Navantia en San Fernando (Cádiz), Manuel Jesús Aranda, ha agradecido este miércoles la "apuesta firme" del Gobierno por las corbetas y la carga de trabajo en el astillero isleño. "La intervención de Sánchez ha sido muy clara porque no se va en contra de lo que dice la ONU y todos los contratos que están en vigor lleva una serie de controles y de filtros para garantizar que todo se ha realizado correctamente", ha recalcado el representante de los trabajadores.

En este sentido, Aranda ha explicado que el contrato de las cinco corbetas "viene de 2015, y se ha ido prolongando hasta 2016 y 2017 por lo que para nosotros es una satisfacción que el contrato de las cinco corbetas siga hacia adelante pues sabemos la riqueza que genera aquí en la provincia".

En el ámbito internacional

Turquía ha mostrado a la CIA todas las pruebas del asesinato de Jamal khashoggi, incluidas, según la prensa turca, las grabaciones de audio en las que se habría registrado el crimen. Donald Trump conocerá de primera mano esta información. Y, aunque ha criticado duramente a Arabia Saudí, asegura que sigue siendo uno de sus mejores aliados.

Una de las claves de la investigación se escondía en un vehículo diplomático saudí que, a pesar de las trabas, ya está en manos de la policía turca. Los agentes analizan las dos maletas con ropa de Jamal Khashoggi, y un ordenador y documentos que podrían pertenecer al cónsul saudí.

El presidente estadounidense ha sido claro con el caso saudí, que ha calificado como un "fiasco" y "el peor encubrimiento de un asesinato en toda la Historia". Pero, a pesar de ser un crítico feroz, ha admitido que Arabia Saudí es uno de sus mejores aliados: "Ir contra ellos es ir contra nosotros mismos", ha asegurado.

Pocos han sido tan claros sobre un dilema moral que trae de cabeza a cualquier país con negocios con Arabia Saudí. Mientras, ese dilema está muy presente en Europa, que mañana jueves 25 de octubre vota en el Parlamento una resolución de condena por el asesinato de Khashoggi.

Cada pista que se conoce señala a la monarquía saudí, que vive uno de sus momentos más delicados. Su príncipe heredero está en el punto de mira.

AGENCIAS/CMM

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?