Más de 190 afectados por las extorsiones telefónicas con falsos secuestros a familiares

Redacción CMM

Una llamada telefónica con este mensaje "Su hija está atada, no cuelgue", así empieza una de las extorsiones que ha afectado a 193 personas en lo que va de año y que presentaron una denuncia por  haber sido estafados por un falso secuestro virtual a sus familiares.

Otro de los mensajes "no cuelgue o le vamos a hacer daño" son amenazas que obligan a que el receptor de la llamada les tenga que hacer un pago urgente para permitir el rescate de sus seres queridos.

Estas extorsiones telefónicas se caracterizan porque las llamadas proceden de un número oculto o con el prefijo 056, y suelen provocar un bloqueo emocional para evitar que la víctima tenga tiempo de reaccionar y exigen dinero rápido a través de empresas de envío. Desde enero a lo que va de julio de 2017, se han realizado 19 pagos por 24.674 euros.

Rescates de falsos secuestros por 10.000 euros

Uno de estos casos lo ha dado a conocer la Policía Nacional por la detención en Chile del supuesto autor de estas llamadas y dos colaboradoras que llegaron a timar 3.000 euros a una mujer que se encontraba en España.

La señora de 65 años residía en Madrid y el pasado 5 de julio recibía una llamada a su teléfono fijo con la amenaza de que tenían secuestrada a su hija "atada de pies y manos". A cambio de la liberación de su hija, le exigieron 10.000 euros, pero la mujer les respondió que solo disponía de 3.000.

Sus "interlocutores" le instaron a seguir la conversación a través de un teléfono móvil, pero sin colgar el fijo para que quedase incomunicada, y le pidieron el dinero de inmediato. Ante esas amenazas, la víctima consiguió realizar un primer envío de 1.200 euros, el máximo que le permitía sacar su tarjeta, a nombre de una colaboradora del autor de la llamada y a través de una oficina de Correos de Madrid.

Esa misma noche, la mujer consiguió hablar con la que creyó que era su hija para comprobar que seguía con vida y poco después recibió una segunda llamada que le exigía los otros 1.800 euros. De este modo, la víctima realizó a la mañana siguiente un segundo envío, en esta ocasión a nombre de otra mujer. Para no dejar rastro, los supuestos secuestradores le instaron a romper el justificante del envío cerca del altavoz del teléfono, pero en la segunda ocasión guardó los trozos, lo que facilitó la investigación.

En 2015 más de 200 personas recibieron en España este tipo de llamadas,que permitieron a sus autores cobrar el rescate de algunos casos por un total de 10.150 euros. En 2016 los casos de extorsión llegaron a 1.000, saldándose con el pago de los falsos rescates de 41.000 euros. Una cifra que obligó a la Policía poner en marcha una campaña en redes #NOesREal para concienciar sobre esta estafa y no caer en el timo.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?