POLÍTICA

Ciudadanos afronta su asamblea de refundación con el reto de sobrevivir a las elecciones en 2023

Victoria de Patricia Guasp, de la lista de Inés Arrimadas, que ha pedido trabajar juntos al igual que su rival Edmundo Bal

Patricia Guasp, vencedera de las primarias de Ciudadanos

Patricia Guasp, vencedera de las primarias de CiudadanosEFE

Redacción CMM

En Ciudadanos se han terminado las conjeturas. Las primarias en las que se elegía a la nueva dirección del partido ha dado por ganadora la lista de Inés Arrimadas frente a la que presentó Edmundo Val. 

Los militantes que han votado, ni la mitad del censo, han elegido a la dupla que formaban Patricia Guasp y Adrián Vázquez que ha resultado victoriosa en la cita, con un 53,25 por ciento de los votos. Enfrente al 46,75 por ciento que suman la de Edmundo Bal (un 39,34 %) y la del joven estudiante de Derecho, Marcos Morales (7,41 %), cuyos postulados son más próximos a los de Bal. 

Unas primarias que han dejado el partido naranja bastante dividido justo en un momento en el que deben afrontar un año electoral que es clave para su supervivencia.

No ha votado ni la mitad del censo

Estos resultados ponen de relieve que Cs está partido, contando además que no ha votado ni la mitad del censo (7.642 militantes).

Con este contexto, Cs celebra una Asamblea de refundación este fin de semana que tiene la ingente tarea de reconducir las tensiones que ha provocado la ruptura entre Arrimadas y Bal y volver a conectar con el electorado en el momento más bajo del partido porque no hay ni una sola encuesta electoral en la que los naranjas lleguen al 3 por ciento en intención de voto.

Tanto Arrimadas como Bal, tras conocer los resultados, han hecho un llamamiento para trabajar todos juntos y sumar de cara a las municipales y autonómicas de mayo, pero habrá qué ver cómo superan este choque tan duro después de haber llegado a compartir la máxima confianza.

Incógnitas ante el futuro de Ciudadanos

Hay varias incógnitas en el tablero, entre otras si Bal seguirá ejerciendo como portavoz adjunto en el Congreso o será relevado, por ejemplo por Guillermo Díaz, que es el único apoyo con el que Arrimadas ha contado dentro del grupo parlamentario en esta pelea.

Otra duda es si Bal, que estaba dispuesto a concurrir a las primarias para las elecciones generales aunque perdiera, como ha ocurrido, mantiene esa idea porque hoy no ha querido pronunciarse al respecto.

Tampoco se sabe lo que hará la nueva líder naranja, Patricia Guasp, que también dijo durante la campaña que concurriría a esas elecciones internas para las legislativas ni los planes de Arrimadas en este sentido después de que hace unas semanas no cerrara esa puerta.

Igualmente está por ver el rumbo ideológico que toma Ciudadanos porque, hasta ahora, han sido más proclives a mirar sólo a su derecha que a ensanchar el espacio de centro con posibles alianzas también a la izquierda, como ha venido defendiendo Bal entre las acusaciones de los de Arrimadas, que aseguraban que lo que pretendía era pactar con Pedro Sánchez. 

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?