Hasta 13 personas ingresaron en Parapléjicos con lesión medular el año pasado por intento de suicidio

Alba Córdoba de la Cruz

La Organización Mundial de la Salud calcula que en España hay cerca de 4 millones de personas con problemas de salud mental. La pandemia ha disparado la cifra, especialmente entre jóvenes y adolescentes, a quienes más les ha pasado factura. En el último año se han incrementado las muertes por sobredosis y por suicidios.

Minerva nos recibe a la salida del hospital nada más recibir el alta definitiva, ha pasado varios meses en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo por un intento de suicidio. "Se sale, aunque parezca que no pero se sale". Cuenta que "cuando tienes un problema psicológico, de salud mental, todo lo ves de otra manera distinta, la manera que te permite ver tu cabeza".

El estigma y el tabú de estos casos no benefician. "No beneficia todo lo que tiene que ver con el señalamiento, como es la diferencia, la diversidad", señala la coordinadora de Salud Mental del SESCAM, Teresa Rodríguez.

"Es un tema que escuece pero hay que hablarlo, porque si se tiene tanta ignorancia respecto a esto y tanto rechazo, claro que luego no seas capaz de pedir ayuda", dice Minerva.

Se reduce la edad de personas que se intentan suicidar

El año pasado hasta 13 personas ingresaron en el Hospital Nacional de Parapléjicos con lesión medular por un intento de suicidio. Y la edad se ha reducido de manera muy significativa.

"El confinamiento y el aislamiento favorece procesos psicológicos más complicados, eso a su vez favorece el aislamiento y se retroalimenta", señala Mamen Fernández, psicóloga clínica del Hospital de Parapléjicos.

La pandemia ha dejado muchas secuelas psicológicas. Han aumentado los casos de depresión, de ansiedad, los trastornos de la conducta alimentaria y las adicciones. También, los suicidios en adolescentes y jóvenes, lo que ha afectado aún más a las mujeres.

Fernández explica que "no es exactamente que quiera morir, esto es una forma de nombrarlo. Se trata de que está sufriendo de una forma muy importante a nivel psicológico y necesitaría hacer cambios que no termina de ver cómo se pueden hacer".

Ante el suicidio, el teléfono de la Esperanza para pedir ayuda

El teléfono de la Esperanza (925 23 95 25), un servicio integral y gratuito, funciona las 24 horas del día para dar apoyo a quienes puedan necesitarlo. Y hay aplicaciones como Prevensuic que permiten detectar posibles conductas suicidas tanto en uno mismo como en quienes nos rodean. Buscar ayuda es la clave para salir del agujero.

La coordinadora de Salud Mental del SESCAM destaca que "en este punto de no retorno, es importante detectar qué otras conductas alternativas puedo yo hacer, como pedir ayudar, hacer una lista de las personas con las que puedo hablar...".

Para Minerva, estas alternativas pueden ser "cada una para una persona: tus padres, tus amigos, algún psicólogo. Siempre va a haber alguien dispuesto a ayudarte".

Acumulamos dos años difíciles que han afectado mucho a nuestras emociones, pero con la esperanza de que, al menos, la pandemia ayude a romper el tabú.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?