Así ha sido el homenaje a Ana Orantes en Azuqueca de Henares (Guadalajara)

Ana Orantes

Daniel Urda Banegas

Ayer fue el Día contra la Violencia Machista y los actos en homenaje a las víctimas se vieron en prácticamente todo el país. Hoy, un día después, la lucha para erradicar la violencia machista de nuestra sociedad no cesa.

Azuqueca de Henares (Guadalajara) ha organizado un acto de homenaje en el Espacio Joven Europeo en memoria de Ana Orantes, una de las primeras mujeres que se atrevió a denunciar públicamente el maltrato antes de ser asesinada. En el acto, al que ha acudido la consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández, hemos escuchado al hijo de Orantes, Francisco Javier Orantes, quien ha alabado la valentía de su madre "porque gracias a ella todo empezó a cambiar".

Francisco Javier ha solicitado "la implicación de toda la sociedad para avanzar hacia un mundo libre de esta esclavitud" y ha recordado que, detrás que cada víctima, no hay un número, sino una vida y una historia. También ha pedido a las víctimas que denuncien porque van a encontrar muchas formas de ayuda que su madre en aquel momento no tuvo.

"Ana Orantes fue un antes y un después en nuestro país porque tuvo la valentía de enfrentarse a los medios de comunicación y contar una historia de 40 años de maltrato, muy duro, sabiendo que se ponía en riesgo", ha dicho la consejera, que ha recordado que fue ella quien sacó a la palestra un problema social estructural, la violencia de género, que hasta ese momento se entendía que debía solucionarse en el ámbito privado.

Ana Orantes, contando su historia de forma sincera, fue capaz de hacer llegar a la cabeza y al corazón de toda España, explicando "que esto es un problema social estructural y secular que necesita de la implicación de la ciudadanía en su conjunto, instrumentos jurídicos y recursos suficientes como para contribuir a que las mujeres que son víctimas puedan salir de esa situación y también para contribuir a su erradicación de la educación y la sensibilización", ha remarcado la consejera.

El asesinato de Ana Orantes

Ana Orantes fue asesinada por su marido tras describir en un programa de televisión los episodios de abusos a los que fue sometida durante su matrimonio. Su testimonio y posterior asesinato, abrió el camino a reformas cruciales para proteger a las víctimas de violencia machista.

Ana denunció estos episodios de malos tratos en el programa de televisión "De tarde en tarde", transmitido por CanalSur y presentado por Irma Soriano. Durante la retransmisión del programa, Orantes relató con detalles la violencia que sufría a manos de su exmarido, José Parejo, con quien se casó cuando ella tenía tan solo 19 años.

El 17 de diciembre de 1997, tan solo diez días después de su aparición televisiva, José Parejo le pegó una paliza, la ató a una silla, la roció con gasolina y la prendió en llamas mientras aún seguía con vida. Todo sucedió en la casa que ellos compartían en el pueblo de Cúllar Vega, en la región del sur de Andalucía.

Tras su muerte, cientos de mujeres tomaron las calles de Madrid y otras ciudades del país para protestar por su asesinato. Se exigió al parlamento español una reforma legislativa para evitar que casos como el de Ana se volvieran a repetir, y para dar protección a las mujeres víctimas de la violencia machista.

El asesinato de Ana Orantes cambió la percepción de la sociedad sobre la violencia contra la mujer y, a consecuencia de ello, en 2004 se aprobó por unanimidad la Ley integral de protección a las víctimas de violencia de género, una norma que ha hecho posible 18 años después, tener entre un 25 por ciento de media menos de asesinatos al año de mujeres. Si se compara el primer año y el último, han sido un 35 por ciento de asesinatos menos.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?