Hellín y Tobarra, en Albacete, recuperan sus famosas tamboradas tras dos años de silencio

Daniel Urda Banegas

Miles de tambores retumban en Hellín y Tobarra, en Albacete, de nuevo, en Semana Santa. El redoble de los tambores resuenan y van a hacerlo 104 horas seguidas.

El rojo, el negro y el morado han vuelto a teñir las calles de estas dos localidades de Albacete. Ni la amenaza de lluvia ni tampoco la pandemia han podido con las ganas de romper el silencio de estos dos años.

A primera hora de la tarde del Miércoles Santo comenzó la tamborada de Hellín, declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y en la que miles de tamborileros llenaron las calles de la localidad después de dos años sin hacerlo.

El alcalde de Hellín, Ramón García, está convencido de que la Tamborada, declarada de Interés Turístico Internacional, va a ser muy participativa y que la ciudad "se va a echar a la calle y va a intentar recuperar sentimientos pasados" y volver a vivir lo que vivía antes de 2019 y de que llegase la pandemia.

La Asociación de Peñas de Tamborileros de Semana Santa de Hellín (Albacete) organizó para este Miércoles Santo un acto en memoria de los fallecidos durante los dos últimos años por la pandemia de COVID u otras causas, en el que han participado todas las iglesias de la localidad haciendo sonar sus campanas a las cinco de la tarde, para avisar del inicio de un minuto de silencio en recuerdo de todos los que ya no están, al que se han sumado todos los tamborileros de la ciudad.

Una vez cumplido ese tiempo, en el escenario ubicado en el Jardín de Martínez Parras, una banda de cornetas y tambores "heterogénea", compuesta por una mezcla de todas las bandas de Hellín, inició el toque de 'Oración'.

Cuando esa melodía terminó, empezó a contar el minuto de silencio de los tambores, a cuyo fin la banda entonó el toque de tambor Racataplá laureado (acompañado por cornetas), al que se han unido los miles de tambores que se dan cita en el casco antiguo de la ciudad como cada Miércoles Santo, en la primera de las tamboradas en las que los tamborileros salen a la calle ataviados con su túnica, pañuelo y tambor.

Tamborada en Tobarra

Este año, también han vuelto a escucharse los tambores en la localidad de Tobarra. Una tradición que invade el pueblo durante 104 horas durante las procesiones y a lo largo de todo el día.

A las cuatro de la tarde, en el Miércoles Santo, se ha iniciado la tamborada con una concentración de tamborileros de los colegios de Nuestra Señora de la Asunción, Cervantes y Cristo de la Antigua, en la plaza de España.

Desfilaron por la calle Mayo, Avenida de la Constitución y Reina Sofía hasta el patio del colegio Cervantes. La tamborada finalizará durante la medianoche del domingo de Resurrección.

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?