PREMIOS GOYA

Un ciudadrealeño, nominado a los Goya por la historia de superación de su madre

"Trazos del alma" opta al Goya al mejor corto documental

Noticias CMM

Un castellanomanchego se cuela en la carrera por los premios Goya. Se trata de Rafa Arroyo que firma el corto "Trazos del alma", un retrato íntimo de su madre.

Las flores explotan en el lienzo y lo cubren de colores vibrantes, cuando pinta del natural, María José, renombra al mundo y a sí misma. Yo cojo un pincel y se me olvida todo y digo: ¡madre mía! No soy como me decían ni como he sido tratada, esto es para mí como un bálsamo. Afirma, María José, madre de Rafa Arroyo y protagonista del corto que opta al Goya a mejor corto documental. 

El arte, como una isla, le ha elevado de las furiosas corrientes de la vida.

"Ella con  7 y 8 años sufrió abusos y con 18 años sufre una violación y sus padres y la familia de la otra persona, la obligan a casarse" cuenta Arroyo.

Cuando Rafa Arroyo conoció el íntimo horror de su madre decidió romper el silencio. Juntos emprendieron un camino dificultoso en lo artístico y en lo emocional. "Una de las cosas más difíciles y más bonitas que he vivido" afirma el cineasta de Ciudad Real. 

El resultado es "Trazos del alma" un trabajo que trata cómo el dolor puede transformarse en belleza y que está nominado como mejor cortometraje documental que convierte el dolor en belleza y que ha sido nominado al Goya como mejor cortometraje documental. "No es solo una historia de maltratos y abusos, es una oda al coraje y a la valentía que ha tenido mi madre por exponer sus abusos y de como el arte y la pintura han curado sus heridas" cuenta Rafa Arroyo.

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?