Argentina | Detienen a un hombre que intentó asesinar a Cristina Fernández

Intentan disparar a Cristina Fernández

Elena Garcia Fermosel

Un hombre fue detenido este jueves en Buenos Aires tras intentar disparar contra la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández, en los alrededores de su domicilio, cuando se celebraba una vigilia en su apoyo, según confirmó a la prensa el ministro de Seguridad del país, Aníbal Fernández.

Imágenes tomadas por el canal de televisión C5N registraron el momento en que una persona saca un arma de fuego frente al rostro de la exmandataria (2007-2015).

“Una persona que es indicada por quienes están cerca de él muestra un arma y es detenida por personal de la custodia, lo apartan, se encuentra el arma. Ahora tiene que ser analizada la situación por nuestra gente de científicos para evaluar las huellas y la capacidad y disposición que tenía esta persona", dijo el ministro a ese canal.

Tras el ataque, Alberto Fernández, presidente del país, dio un mensaje por la cadena nacional para repudiar el hecho y decretar este viernes como día no laborable para que los ciudadanos puedan expresarse en las calles en contra de la violencia.

Para este viernes han sido convocadas varias manifestaciones en el centro de la capital, Buenos Aires, y en otros puntos de Argentina. Pero ya se han producido las primeras concentraciones en la capital argentina, en apoyo a la vicepresidenta Fernández de Kirchner.

El perfil del detenido por el intento de magnicidio

La Policía argentina ha registrado este viernes el domicilio del asaltante de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en el barrio porteño de La Paternal, del que han salido con "información escrita y grabada", según testigos.

El atacante ha sido identificado como Fernando Andrés Sabag Montiel, de 35 años y de origen brasileño.

Montiel cuenta con antecedentes penales por posesión de arma no convencional, después de que en marzo de 2021 fuera interceptado por la Policía a bordo de un coche sin seguro, en el que los agentes encontraron un cuchillo de 35 de centímetros.

Un repaso a sus redes sociales, ya cerradas, muestra que era seguidor de grupos de extrema derecha y de odio, así como de páginas en defensa de "órdenes masónicas" o religiones paganas, según se han hecho eco los medios argentinos. A su vez, se ha publicado una foto de él en la que se le puede ver tatuado en uno de sus codos el "Schwarze Sonne", sol negro, un símbolo ligado al ocultismo nazi y utilizado por las SS de Adolf Hitler.

La prensa argentina también ha recordado un par de recientes intervenciones del atacante en la televisión del país, en las que a pie de calle ataca a la clase política y vincula la delincuencia y las ayudas sociales con la población migrante.

El amor y odio de Cristina Fernández en Argentina

La dos veces presidenta de Argentina Cristina Fernández ha sido la figura política más poderosa de los últimos quince años en el país suramericano.

Astuta, controvertida, elocuente, estratega. La primera mujer elegida por el voto popular para comandar la Casa Rosada se inscribe en esa selecta lista de personajes públicos de Argentina capaces de despertar tanto amores como odios.

Y es que la figura de Fernández no ha pasado nunca inadvertida, desde sus comienzos en la arena política hace poco más de treinta años.

Nacida el 19 de febrero de 1953 en la ciudad bonaerense de La Plata, CFK, como se la llama en Argentina, conoció a Néstor Kirchner en la universidad, donde estudiaban Derecho, y, tras seis meses de noviazgo, se casó con él en 1975, cuando ambos coqueteaban con la militancia en la Juventud Peronista.

Tras el golpe de Estado de 1976, que dio inicio a la dictadura militar, el matrimonio se afincó en la sureña Río Gallegos, ciudad natal de Kirchner y donde este cimentó una carrera política que le llevó a la Presidencia argentina en mayo de 2003.

La carrera política de Fernández comenzó a finales de la década de 1980, cuando fue elegida diputada provincial en Santa Cruz, cargo que dejó seis años después para sentarse en el Senado.

En 1997 se convirtió en diputada nacional y en 2001 regresó al Senado y fue reelegida en 2005, ya como primera dama.

En 2007, sucedió en la Presidencia a Kirchner, quien falleció por un ataque cardíaco en 2010, quizá el golpe más duro de su vida y con el que debió cargar en la campaña de 2011 para unos comicios que le dieron la reelección y en los que obtuvo el 54 % de los votos, el mayor nivel de adhesión popular conseguido en unas presidenciales desde el retorno de Argentina a la democracia, en 1983.

Con un modelo político y económico desgastado, el kirchnerismo, sin alternativa propia al "peso pesado". El juicio oral que afronta Fernández desde 2019 y que ya entró en su etapa final se centra en una de la docena de causas que se han abierto en su contra por presuntos casos de corrupción e irregularidades durante su gestión.

La vicepresidenta está a la espera del inicio de otro proceso oral en su contra pero fue sobreseída ya en varias otras causas en las que fue investigada.

Fernández, que en los últimos años ha sorteado los pedidos de prisión preventiva dictados en su contra gracias a los fueros que la protegen, siempre ha defendido su inocencia y ha asegurado ser blanco de una persecución política.

En caso de ser condenada, la vicepresidenta, de 69 años y quien en principio goza de fueros hasta diciembre de 2023, tiene el derecho de recurrir la sentencia ante tribunales superiores. AGENCIAS

Temas

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?