MUERE BENEDICTO XVI

La "huella" de Benedicto XVI en España: Tres viajes y 498 beatificados

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha destacado la "profunda huella" que Benedicto XVI dejó en los católicos españoles

El papa Benedicto XVI durante una visita a Santiago de Compostela, acompañado por los reyes de España

El papa Benedicto XVI durante una visita a Santiago de Compostela, acompañado por los reyes de EspañaJack Abuin

Redacción CMM

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha destacado este sábado la "profunda huella" que Benedicto XVI dejó en los católicos españoles durante sus ocho años de pontificado en los que visitó nuestro país hasta en tres ocasiones y aprobó la mayor beatificación de la historia al proclamar beatos a 498 españoles.

En un comunicado, la CEE destaca que el papa emérito Benedicto XVI, fallecido este sábado en Roma a los 95 años, alentó a la iglesia española en su fe en numerosas ocasiones, con sus gestos, discursos, actos y visitas a España.

En concreto, recuerda los tres viajes del papa a España, la primera de ellas en 2005 con ocasión del Encuentro Mundial de las Familias, que se celebró en Valencia. El Papa participó en los actos finales y clausuró el encuentro con una eucaristía multitudinaria, en la explanada de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de la ciudad del Turia.

Cinco años más tarde, en noviembre de 2010, el Santo Padre regresó a España para visitar Santiago de Compostela, con motivo del año Jacobeo, así como Barcelona, para la consagración del templo de la Sagrada Familia, que a partir de ese momento se abrió al culto.

La tercera y última visita de su pontificado fue en 2011 a Madrid con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, en la que la Conferencia Episcopal rememora la vigila celebrada en el aeródromo de Cuatro Vientos con más de un millón de jóvenes bajo una intensa lluvia.

"Queridos jóvenes hemos vivido una aventura juntos. Han resistido firmes en la lluvia. Igual que esta noche, con Cristo podréis afrontar las pruebas de la vida, no lo olvidéis", afirmó Benedicto XVI en su discurso de despedida.

La mayor beatificación de la historia: 498 mártires españoles

No solo estos tres viajes han marcado la vinculación del papa fallecido este sábado con España y su Iglesia.

En 2007, concretamente el 28 de octubre, Benedicto XVI aprobó la mayor beatificación que ha tenido lugar en la historia de la Iglesia: 498 españoles fueron proclamados beatos al ser considerados "mártires de la persecución religiosa en España en el siglo XX".

Las beatificaciones se celebraron en la plaza de San Pedro de Roma en una ceremonia presidida por el cardenal el cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en representación de Benedicto XVI.

Otros de los hitos de su pontificado para la Iglesia española, según la Conferencia Episcopal, fue la proclamación de san Juan de Ávila como Doctor de la Iglesia universal, el 7 de octubre de 2012, también en la plaza de San Pedro, en el Vaticano.

La Iglesia española destaca su intenso magisterio

Una vinculación con España que ha querido destacar también de forma particular y a través de un vídeo el presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, quien tras pedir por su "eterno descanso", ha agradecido su "profundo ministerio como Papa en sus escritos teológicos y su profundo amor a la Iglesia".

Su secretario general de la CEE, Francisco César García Magán, se ha sumado a las condolencias y a trasladar su gratitud por el pontificado de Benedicto XVI, que ha calificado de "intenso" en magisterio, no solo por sus tres encíclicas, sino por las innumerables homilías, libros y discursos.

"Deja una huella imborrable en la Iglesia y se une a ese elenco de los papas del siglo XXI", ha añadido García Magán, mientras que el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha destacado en un mensaje en su cuenta de Twitter la "pasión" del fallecido papa "por la verdad, claridad en la transmisión de la fe y un profundo amor a la Iglesia". 

EFE

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?