"Yo Me Quedo Aquí” estrena segunda temporada con testimonios de nuevos emprendedores en zonas rurales

Redacción CMM

El primer programa nos conducirá mañana, a las 22,30 horas,  a los municipios de Cotillas (Albacete) y Peralejos de las Truchas (Guadalajara)

Castilla-La Mancha Media estrena este jueves, 27 de mayo, la segunda temporada del programa “Yo me quedo aquí”, con nuevos testimonios de personas emprendedoras que libremente han decidido fijar su proyecto de vida en ámbitos rurales alejados de las grandes ciudades.

Una de las asignaturas de la agenda política y social de la actualidad es  el incentivo  a las zonas más despobladas a las que hay que dotar de atractivos y ventajas económicas para fijar en ellas y atraer población.

En el programa “Yo me quedo aquí” de la televisión pública de Castilla-La Mancha desfilarán personas que ya, incluso en tiempos de aparente adversidad, decidieron libremente reconducir sus proyectos vitales en estos espacios.

Se trata de una elección de vida sin complejos en un entorno amable y en armonía con la naturaleza;  personas que pudieron tener la tentación de irse a la ciudad y no lo hicieron y de otras que emprendieron el camino de ida a estos pequeños pueblos desde grandes ciudades.

La dinámica del programa en esta segundo entrega es la misma: CMM irá descubriendo pequeños lugares de las cinco provincias de la región en los que los protagonistas han encontrado tranquilidad y un estilo de vida saludable, descubriendo nuevas fórmulas de trabajo.

Cada capítulo viaja a dos localidades de provincias distintas y se vertebra en torno a la historia de estos personajes casi siempre envueltos en circunstancias amables y desenfadadas.

ESTRENO EL JUEVES A LAS 22:30 HORAS

En el primer programa, viajamos Cotillas, en la provincia de Albacete, entre las Sierras de Alcaraz y Segura y con un centenar de habitantes; a unos 160 kilómetros de la capital.

En Cotillas conoceremos a Manolo, un ingeniero murciano. Después de trabajar en empresas de exportación hortofrutícolas decidió cambiar radicalmente de vida e instalarse en este pueblo albaceteño. Manolo y su esposa han emprendido su propio negocio: un alojamiento rural, con  un huerto ecológico para sus clientes.

El segundo viaje es a Peralejos de las Truchas (Guadalajara), entre las sierras de Albarracín y de Cuenca, y donde el río Tajo comienza a hacerse mayor. Allí llegó Gema hace ocho años de la mano de su pareja. Catalana de nacimiento, aquí ha emprendido un proyecto innovador: dar a conocer el privilegiado entorno natural del Alto Tajo a personas ciegas o con discapacidad.

Dos experiencias en dos espacios diferentes. Un cambio radical en sus vidas y, en definitiva, nuevos proyectos de vida.

¿Desea recibir alertas con las últimas noticias?